TATIANA TREJOS, PROFESORA DE CIENCIAS FORENSES

“El papel de la mujer en la ciencia es algo que definitivamente hace crecer a un país”

La destacada profesora costarricense hizo una invitación para que cada vez más mujeres se involucren en carreras científicas.

Estar ante Tatiana Trejos  es tener la oportunidad de  tener al frente a una de las  10 mejores profesoras de  las ciencias forenses de los Estados  Unidos.

Esta destacada científica es  costarricense, y como ella misma lo  admite, una orgullosa graduada de  la Universidad de Costa Rica (UCR).

En el marco de la Semana de la  Mujer en la Ciencia y la Tecnología, Trejos conversó con UNIVERSIDAD sobre su experiencia en el  exterior, su aporte a las ciencias  forenses y sobre todo, del importante rol que cumplen las mujeres  en la ciencia.

¿Desde cuándo comenzó este interés por la ciencia?  

–Tuve la oportunidad de formar  parte de los colegios científicos  costarricenses cuando se estaban  comenzando a formar, ahí fue  donde se me despertó la inquietud  por las ciencias.

En ese entonces tuvimos la oportunidad de  ir a un intercambio cultural a  Estados Unidos y visitar varias  universidades, donde estuvimos en  laboratorios de química, biología,  medicina, física.

Para mí eso fue  como abrir completamente el  panorama de lo que podía hacer  un científico. Yo siempre tuve la  idea de estudiar en la Universidad  y me gustó mucho la química en el  colegio, entonces yo creo que ahí  fue donde comenzó mi inquietud  de averiguar por qué funcionan las  cosas de una manera.

¿Cómo se da el salto a la rama  forense?  

–Cuando estaba terminando mi  carrera de química tuve la oportunidad de hacer un voluntariado  en el Departamento de Ciencias  Forenses y ahí fue donde yo dije  “esta es la pasión de mi vida”.

Fue  súper interesante y tuve la oportunidad de quedarme trabajando  casi por siete años.

Después de ahí  comencé en academia y ya tengo  casi 20 años de estar en el área de  las Ciencias Forenses.

¿Cómo valora el estado de las ciencias forenses en Costa Rica? ¿Qué  desarrollo necesita?

–Yo me siento muy orgullosa del  nivel de ciencia que tenemos en el  país y del avance en términos generales del laboratorio de ciencias  forenses, por lo menos hasta el  momento en el que yo estuve acá.

Creo que necesita dos cosas importantes: Fortalecer la educación en  ciencias forenses y abrir un poco a  más conexiones, tratar de entonarse con la realidad de las ciencias  forenses en otros países para estar  todos moviéndonos con el mismo  ritmo.

¿Qué tal el campo de trabajo aquí?  ¿Se puede trabajar bien o se necesita salir del país?  

–No, el campo laboral acá más  bien está necesitando personas  que se especialicen en la rama.  Más universidades deberían estar  involucradas en la formación  integral en esta área.

Necesitamos  que haya más personas que salgan,  se eduquen, saquen sus doctorados  y vengan a formar programas de  ciencias forenses que sean sólidos  y que permitan el surgimiento de  nuevas generaciones de científicos  forenses porque el campo laboral  sí existe.

En el 2012 ganó el Premio Interpol  como “científica joven destaca- da” y en el 2014 el premio Premio  Clodomiro Picado Twight por su  aplicación “Métodos de ablación  con láser plasma acoplado inductivamente con espectrómetro de  masas”.

¿En qué consiste?

–Es un rayo láser del diámetro de  un cabello, de alta energía.

Ese  rayo interactúa con la materia, que  puede ser tan pequeña como un  granito y evapora una muestra. Al  haber vaporización de los materia- les que componen esa sustancia,  un detector puede decirme qué  hay ahí: si sodio, hierro, potasio,  calcio, etc.

Cuando utilizamos este láser,  podemos determinar basados en la  composición química de ese material si el fragmento que yo recuperé del sospechoso y el que recuperé  de la víctima coinciden y eso puede  ayudar a resolver un caso.

Yo lo que he hecho es desarrollar  aplicaciones para estos rayos  láser porque tienen dos ventajas:  primero, es casi no destructivo de  la materia entonces puedo hacer  cosas muy pequeñas sin destruirla.

Segundo, el tiempo de análisis.  Una vez que el láser dispara y  mido, tarda 30 segundos, es súper  rápido.

Lo otro es que los perfiles que se  generan los estamos metiendo en  una base de datos, entonces no  solo podemos comparar si este  fragmento se parece a este, sino  que podemos utilizar una base de  datos para obtener información  específica de la muestra, como una  marca o año.

En esto consiste la  aplicación.

¿De dónde nace la idea de hacer  esta aplicación?  

–Inicialmente este láser se aplica  en geología para hacer estudios  de rocas y de hecho esta misma  tecnología es la que se utiliza en  el robot que llega a Marte y que ha  podido determinar la composición  química del planeta.

Yo lo que hice  fue ver esa tecnología y pensar que  era una técnica ideal para el área  forense.

¿Por qué?

Porque es rápida, muy sensible, muy informativa  y no destructiva, que es precisa- mente lo que nosotros ocupamos.

Entonces empecé a desarrollar  aplicaciones en diferentes áreas  para demostrar que la tecnología  era muy eficiente y eso ayudó a  incorporarla al área.

¿En qué consiste la charla que vino  a presentar en la Universidad?

–Se llama “El manejo de errores  evolucionando las Ciencias Forenses”.

Quiero enfocarme en hablar  de la evolución: como mujeres, del  papel que tenemos como científicas en la sociedad.

Quiero compartir mi punto de vista como una  científica más, y luego hablar de la  evolución desde un punto de vista  profesional.

¿Qué la motiva a venir hasta acá, al  país, a dar estas charlas?  

–Cuando uno se va del país  siempre está añorando retribuir  de alguna manera todas las cosas  que recibió de acá.

Soy estudiante  graduada de la UCR y tuve beca.  No pude haber salido con un grado  académico si no me hubieran dado  por lo menos una beca parcial.

Estas oportunidades que me dieron  es lo que me abrió las ventanas  para otras oportunidades en mi  vida, así que pienso que es lo mínimo que puedo hacer.

Para mí es un honor que me tomen  en cuenta y que me permitan dar  un granito de arena, como en esta  actividad que me parece tan importante, porque creo que el papel  de la mujer en la ciencia es algo  que definitivamente hace crecer a  un país.

¿Cómo ve las oportunidades de  estudio aquí en el país y en el  exterior?  

–Cuando yo estuve aquí y saqué  mi carrera de Química y tuve que  ir allá a competir con personas  que tenían grados académicos  en Estados Unidos, me sentí muy  preparada y eso siempre se lo voy  a agradecer a la Universidad.

En  ningún momento sentí que me  faltó algo de información, todo lo  contrario. Eso desde un punto de  vista como estudiante.

Ahora que yo tengo la oportunidad de reclutar a mis estudiantes  te digo, si tengo la oportunidad  de reclutar a un estudiante de la  UCR no lo pienso dos veces, porque  yo sé que va a ser un excelente  estudiante.

Entonces siento que se  está haciendo muy buen papel en la  parte educativa.

¿Cuál es su perspectiva del papel  actual de la mujer en la ciencia?

–Pienso que se ha avanzado mucho.

La mujer se ha dado cuenta de  que puede hacer mucho más de lo  que los estereotipos nos permiten  soñar, y creo que hay mucha mujer  científica aquí ejemplar.

Tenés  que nada más ver alrededor. Por  ejemplo aquí en la UCR hay profesoras investigadoras que no tienen  nada que envidiarles a mujeres  que trabajan en Estados Unidos.

Se  hace muy buena calidad de ciencia.  Entonces pienso que debe darse  un poco más de visibilidad a las  mujeres porque hay un increíble  talento aquí.

¿Cuál es el consejo que les da a todas las niñas y mujeres que quieren  involucrarse en este campo de la  ciencia y la tecnología?  

–Que no lo duden.

Que nunca  tengan miedo de luchar por lo que  ellas quieran y que utilicen siempre la educación como la mejor  herramienta para su desarrollo,  personal y profesional.

0 comments