Premiados por excelencia académica

Carlos Sandoval y María Lourdes Cortés son los nuevos Humboldt 2017

La Dra. María Lourdes Cortés Pacheco y el Dr. Carlos Sandoval García, son los nuevos catedrática y catedrático Humboldt para este 2017.

La Dra. María Lourdes Cortés Pacheco, profesora de la Escuela de Estudios Generales y el Dr. Carlos Sandoval García, profesor de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva son los nuevos catedrática y catedrático Humboldt para este 2017.

La excelencia de los proyectos presentados, la trayectoria que respalda la labor académica y sobre todo, la adaptación al ideal científico de los hermanos Humboldt fueron aspectos clave en la entrega de este galardón.

En el caso de Cortés, su investigación se enfocará en estudiar las representaciones colectivas del cine centroamericano, así como las escenificaciones de la etnodiversidad y multiculturalidad en el audiovisual de la región. Por otra parte, Sandoval se enfocará en la visión de los jóvenes centroamericanos en torno a sus demandas ciudadanas en barriadas populares de Centroamérica.

La designación de catedrático y catedrática Humboldt es una de las actividades académicas más importantes de esta cátedra y les permite dedicar un año en tiempo completo de trabajo a su proyecto.

La Cátedra Humboldt se inauguró en el año 2005 con el objetivo de fomentar el intercambio científico entre Alemania, Costa Rica, Centroamérica y la Universidad de Costa Rica (UCR).



“En Centroamérica los muertos los ponen los jóvenes”

Carlos Sandoval García, catedrático de la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva.

¿Qué significa para usted ser galardonado como catedrático Humboldt?

-Es una gran alegría, es una oportunidad me permite hacer investigación en tiempo completo, esto genera gran comodidad para el trabajo de campo y para el desarrollo de la investigación en general.

¿De qué se trata la propuesta de investigación?

-Se busca documentar cuáles son las aspiraciones y demandas de la gente joven en Centroamérica, sobre todo quienes viven en comunidades empobrecidas urbanas de las capitales de los países centroamericanos. Se plantea hacer una encuesta en todos los países del istmo con un equipo de trabajo en cada país.

¿Dónde se refleja la transdisciplinariedad en este proyecto?

-El principal atributo de lo transdisciplinar está en tratar de echar mano de herramientas de investigación cuantitativa para explorar elementos que usualmente solo se investigan de manera cualitativa, como lo son las aspiraciones, las demandas o los sueños.

¿Qué lo motivó a investigar a los jóvenes y sus sueños?

-El 20% de la población de Centroamérica tiene entre 14 y 23 años, es decir, cerca de 9,4 millones de personas aproximadamente, de todos estos jóvenes, el 60% no estudia ni trabaja, es decir, casi el equivalente a toda la población de Costa Rica. Imaginemos la enorme cantidad de jóvenes para las cuales el futuro es una enorme interrogante. En Centroamérica los muertos los ponen los jóvenes, se están matando entre ellos y esto se relaciona con el porcentaje antes mencionado.
Conversando con un joven salvadoreño de 19 años en Saltillo, una ciudad cercana a la frontera con Estados Unidos, me decía que ser joven en este momento en El Salvador es un delito, esta frase me terminó de convencer. Darle la palabra a los jóvenes pretende en gran parte generar una gran incidencia. Este proyecto no es terminar en una publicación, se trata de llevar este tema a la clase política y ver qué están dispuestos ellos y ellas a hacer por los jóvenes centroamericanos y sus demandas.



“El cine centroamericano ha estado invisibilizado”

María Lourdes Cortés, catedrática de la Escuela de Estudios Generales.

¿Qué significa para usted haber sido galardonada con la Cátedra Humboldt?

-Me siento muy honrada y entusiasmada por la posibilidad de dedicar un año a lo que me apasiona: la investigación y la coordinación de actividades en torno al cine de Centroamérica.

¿Por qué considera de particular valor estudiar las representaciones colectivas en el cine centroamericano del siglo XXI?

-La región ha cambiado mucho y, sin embargo, la violencia hoy es mayor a la que existía antes. Durante los años de la guerra civil, el mundo entero tenía los ojos puestos en Centroamérica. Hoy, cuando la violencia es mayor, ya no somos más noticia. No obstante, los jóvenes centroamericanos están hablando sobre sus problemas, están hurgando en su pasado y a través del cine, nos ofrecen representaciones colectivas diversas que hay que dar a conocer.

¿Qué la motiva a estudiar el cine centroamericano?

Cuando regresé al país del doctorado en 1998, me di cuenta que había una cierta efervescencia en el cine costarricense; jóvenes que hacían cortometrajes. Pero a la vez, había poca información y conocimiento sobre lo realizado antes en el país. Entonces me aventuré a ampliar mi estudio de la cinematografía a Centroamérica. Descubrí una riqueza en temáticas, estilos, propuestas y, sobre todo, un cine de cara a la realidad social del Istmo.

El cine centroamericano ha estado invisibilizado durante muchos años, no obstante, en este nuevo milenio se ha producido muchísimo. Estas producciones, algunas excelentes en temáticas y calidad, han ido ganando en reconocimiento, pero nadie las ha estudiado aún de manera sistemática, hacia esto vamos.

¿Cuáles considera que serán los principales aportes de su estudio?

-Una nueva investigación sobre las obras y autores más relevantes de Centroamérica a partir del año 2000. Asimismo, se pretende dar a conocer mejor la obra fílmica y proponer su estudio a otros académicos, mediante un congreso que reúna tanto estudiosos del cine como realizadores.

¿Por qué el cine, qué tiene este que no poseen otro espacios?
-El cine centroamericano tiene muchas posibilidades de análisis, no solo en términos fílmicos, de estética y estructura narrativa; sino de lo que puede representar y proponer como discurso social. No es un simple entretenimiento, por el contrario, casi siempre se inserta en un contexto histórico-social muy rico de trabajar.



 

0 comments