Presidenta del Poder Judicial

Zarela Villanueva: ‘Abrí un camino para que otras mujeres se atrevan’

Magistrada se acoge a jubilación desde este 12 de mayo

No hubo ceremonias públicas, ni despedidas, ni abrazos con sus compañeros en su última sesión de Corte Plena; pero desde este viernes 12 de mayo, la primera mujer que llegó a la presidencia del Poder Judicial, Zarela Villanueva Monge, se acogerá discretamente a su jubilación, luego de 41 años de carrera.

Su nombramiento en la silla de más jerarquía del Poder Judicial llegó al término de cuatro años y sin asomar ni un intento de reelección, Villanueva hizo inventario, juntó sus pertenencias y entregó las llaves de aquella oficina que asumió-en el 2013- tras una reñida contienda profesional entre sus pares, luego de que falleciera quien presidió el Poder Judicial por 13 años, Luis Paulino Mora Mora.

Tampoco hubo gran exposición mediática por su salida, con excepción de un manojo de notas publicadas luego de que confirmara su jubilación, el 24 de marzo, durante la inauguración del año judicial 2017.

La única entrevista de fondo se la concedió a FIRMA, una publicación especializada en derecho. Allí la magistrada recordó una vez más las negociaciones y pactos que tuvo que hacer hace cuatro años para lograr ocupar el cargo.

Fue un asunto de mujeres, admite. “Las mismas compañeras decían: ‘Las mujeres cedemos todo’”, recordó.

Las cartas se lanzaron y Villanueva ganó aquella mano, pero el resto de la partida no fue fácil. Fueron cuatro años duros, de mucho trabajo, pocos consensos y ambientes divididos.

Villanueva se va ahora sin mostrar interés por postular su nombre para un nuevo periodo (como hicieron sus antecesores en el cargo) y sin que sus compañeros de Corte siguieran la tradición de  elegirla para que continúe, por aclamación, como ocurrió con su predecesor.

Se va días después de que su otrora contrincante y luego vicepresidente del Poder Judicial, José Manuel Arroyo, denunciara públicamente que su excompañero de Sala Tercera, Celso Gamboa, lo había amenazado en medio de la polémica por una publicación crítica en una revista.

“Lo denunciado es muy delicado”, dice sobre esto y añade brevemente que “es normal que haya diferencias”.

A esta jurista, de 64 años, especialista en las materias laboral, familia y civil, le tocó defender a nombre de sus compañeros y ante los diputados un tope de ¢7,1 millones a las pensiones (a pesar de que ella consideraba que debía ser más bajo), pero asegura que, un día antes de dejar el cargo, aún no sabe cuál será el monto de su jubilación.

(Días más tarde, la oficina de prensa del Poder Judicial confirmó que el monto bruto de la jubilación de Villanueva es de ¢9,8 millones y que, con los rebajos de ley, ella recibirá ¢6,7 millones. Actualmente, la jubilación más baja de esa institución es de ¢188.195 y la más alta es de ¢6,8 millones).

A pesar de que Villanueva declinó una entrevista personal con UNIVERSIDAD, accedió a responder vía correo electrónico las siguientes preguntas:

 

¿Qué mejoró en la administración de justicia durante su gestión?

Pusimos como centro a las personas usuarias, sus inquietudes y necesidades. Para lograrlo, creamos los mecanismos para alcanzar una mayor transparencia, rendición de cuentas; iniciamos la evaluación del desempeño para todos los sectores de la institución y le dimos voz a los grupos en condición de vulnerabilidad como las víctimas de violencias de género, los niños y las niñas y las personas adultas mayores.

También, logramos el rediseño de despachos y circuitos judiciales, haciéndolos orales y electrónicos, con un modelo único, y reactivamos 14 proyectos de construcción por medio de un fideicomiso y con recursos propios. Entre éstos se encuentran edificaciones iniciadas o punto de iniciarse en Limón, Jicaral, Los Chiles, Osa, Hatillo, San Joaquín de Flores, y frente al edificio de la Corte.

En materia de corrupción, se puso a disposición de la población una línea de denuncia; se fortaleció la Inspección Judicial y la aplicación del régimen disciplinario y se mejoró,sustancialmente, el sistema de reclutamiento de personal. Hoy toda persona que ingrese a la institución, en calidad de interina, en propiedad, o meritoria, pasa por una investigación de antecedentes que realiza una unidad interdisciplinaria.

El informe completo de labores está a disposición del público en la página del Poder Judicial.

¿Qué temas deben ser prioridad en la agenda del próximo o la próxima jerarca del Poder Judicial?

-Durante mi gestión, impulsamos las reformas procesales en materia laboral, civil, familia y agraria. Considero que es fundamental revisar el proceso penal de manera integralcon el propósito de garantizara las víctimas el debido proceso y el respeto a sus derechos.

En el 2013, cuando usted fue electa presidenta, dijo estas palabras: “Acepto la responsabilidad de ser la primera mujer en casi 200 años que ocupa esta silla”. ¿Qué significó esa responsabilidad de ser la primera mujer en presidir la Corte? ¿Sintió en algún momento discriminación por género en la institución? ¿Hay buen espacio para que otras mujeres puedan ocupar esos cargos?

-Para las mujeres no es sencillo enfrentar retos principalmente en puestos de poder o jerarquía y para quienes están dentro de la institución no es un secreto las dificultades que se presentaban.  En general, a las mujeres siempre se nos cuestiona, por el solo hecho de ser mujer, si tenemos la capacidad para hacer un determinado trabajo, algo que no se le cuestiona per sé a un hombre.

En mi caso, mi estrategia fue caminar firme hacia  las metas propuestas y promover acuerdos lograrlas sin dejar de lado mis valores y principios.  El ejercicio de poder tradicional siempre conlleva el peligro de fomentar las divisiones y propiciar obstáculos sin propósito constructivo.

Abrí un camino para que otras mujeres se atrevan, aspiren, postulen su nombre. Costa Rica ha avanzado hacia una democracia paritaria.  El Poder Ejecutivo lo encabezan un hombre y una mujer. Igual sucede hoy en la Asamblea Legislativa.  Las papeletas en las elecciones nacionales, tienen alternancia hombre, mujer o viceversa.  El Poder Judicial ha sido el último en lograrlo, pero se logró al menos en los últimos 8 años cuando primero se me dio la oportunidad de ser la vicepresidenta y luego la presidenta. Ahora, habrá que esperar a ver si las mujeres vuelven a ser representadas en la cúpula jerárquica de la Corte Suprema de Justicia o no.

El Segundo Informe del Estado de la Justicia indicó que la productividad del Poder Judicial ha bajado, pese a tener más personal y menos casos. ¿Hay una cultura de bajo rendimiento y poco control en el trabajo de los funcionarios judiciales? ¿Qué hizo en su gestión para mejorar eso?

-Los análisis del Estado de la Justicia son muy importantes. Provienen de un ente externo, serio y objetivo,que señala debilidades, e informa sobreellas con absoluta independencia.

Durante mi gestión, la Corte conoció del I Estado de la Justicia en Costa Rica, estudió los aciertos y los fallos expuestos y lo trasladó a los diferentes órganos responsables.

Ahora, frente al problema de rendimiento que señala el II Estado de la Justicia me alegra saber que durante mi gestión impulsamos la creación de indicadores para medir resultados, iniciar la evaluación del desempeño y rediseñar despachos. Sin que se crearan plazas nuevas, logramos la creación de Centro de Apoyo, coordinación y monitoreo del área jurisdiccional con el fin de tomar las medidas correctivas para mejorar el rendimiento de los despachos judiciales.

Hemos prorrogado el convenio para un III informe de la Justicia para que nos siga evaluando desde afuera. Es un instrumento científico valiosísimo, la ciudanía así lo ha visto. Habrá que ver si las personas que continúan en la Corte y el Consejo Superior piensan lo mismo.

Por otro lado, ¿era de su conocimiento que el exmagistrado y ex vicepresidente José Manuel Arroyo hubiese recibido amenazas por parte de su compañero de Sala Tercera, Celso Gamboa?

-Lo denunciado es muy delicado.

Ahora que don José Manuel ha dado a conocer estas cosas, ¿qué opinión le merece que durante su gestión se hayan dado encuentros de este tipo entre magistrados? ¿Es un reflejo de la fragmentación de la Corte?

-No tengo todos los elementos para opinar sobre lo denunciado por don José Manuel.  La Corte no es, ni puede ser, un órgano monolítico, está constituida por una diversidad de personas y es normal que haya diferencias.

 

*Nota: Esta información fue actualizada el miércoles 17 de mayo para detallar el monto de la jubilación que recibirá la exmagistrada Zarela Villanueva. 

0 comments

Otros Artículos

Como tal, la fecha del 26 de abril de 1937 no tiene por qué ocupar espacio en nuestra memoria

Hablar del trabajo de Cristina Peri Rossi en sí es un acto osado. Introducirse en el entramado análisis del lenguaje, una necedad

El pasado 10 de abril, la partida repentina de la escritora y periodista mexicana Yazmín Ross dejó un desconsuelo en quienes la conocimos

En el año 1925, Wolfgang Pauli publica su “Principio de Exclusión” el cual establece que dos electrones próximos entre sí