Interfaz permite comunicarse por medio de la vista

La interfaz ayuda a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad múltiple y favorece su proceso educativo y de integración social.

De seguro sabrá o ha escuchado sobre el británico Stephen Hawking, uno de los físicos teóricos más importantes del mundo por sus grandes aportes a la ciencia y que a raíz de una enfermedad degenerativa se encuentra casi totalmente paralizado.

Hawking perdió completamente el habla hace tres décadas, pero gracias a la tecnología este profesor de la Universidad de Cambridge ha brindado decenas de conferencias en todo el mundo y divulgado más de 15 obras científicas.

Para comunicarse, utiliza un sensor infrarrojo instalado en sus lentes que detecta el movimiento de su mejilla. Con este movimiento, el físico es capaz de navegar y seleccionar caracteres en su computadora, con los que puede formar frases de forma rápida gracias a un software de texto predictivo. La información generada se envía al sintetizador del habla que utiliza, lo que le permite comunicarse con las personas a su alrededor.

Diversas empresas tecnológicas han utilizado este sistema para la creación de cámaras y aparatos que faciliten el proceso de comunicación de estas personas; sin embargo, los altos precios de esta tecnología dificultan su obtención. El sistema que Hawking usa es solo un ejemplo de los beneficios que la tecnología puede brindar a las personas con enfermedades u otros trastornos que afecten sus capacidades de comunicación.

Emmanuel Arias Soto, estudiante de la carrera de Ciencias de la Computación e Informática de la Universidad de Costa Rica (UCR), se ha involucrado en el estudio de sistemas alternativos de comunicación y se encuentra trabajando en una interfaz para facilitar la comunicación de personas con discapacidades múltiples.

Los sistemas alternativos de comunicación son los que permiten expresarse de formas distintas al lenguaje hablado y que tienen como objetivo compensar las dificultades que tienen muchas personas con discapacidad para comunicarse.

El proyecto se basa en dos tipos de comunicación: una simbólica en la que el usuario puede comunicarse por medio de la elección de imágenes y una alfabética con la que se pueden formar frases de manera predictiva, todo esto por medio de la vista. El alfabeto y las cuadrículas de imágenes fueron hechos por ARASAAC, un portal sobre la comunicación aumentativa y alternativa.

La interfaz funciona a través de una cámara infrarroja que detecta la ubicación de la pupila del usuario del sistema. Una rápida calibración, que consiste en mirar tres puntos que la pantalla presenta, es el primer paso para utilizar el sistema. Para seleccionar las imágenes o letras del alfabeto la persona debe mirar algunos segundos lo que desea comunicar y así la aplicación elige la opción.

“Queremos usar la interacción de la vista porque es una habilidad que la mayoría de la gente tiene y aprovecharla para hacer una interfaz con la que una persona con discapacidad pueda interactuar con la computadora, para diseñar un sistema de comunicación muy similar al que usa en su ambiente educativo, pero en un entorno digital y autónomo”, explicó Arias.

Tobii, una compañía tecnológica sueca, ha implementado un dispositivo de seguimiento visual con los mismos objetivos del proyecto de Arias. Sin embargo, el alto precio del dispositivo hace difícil que sea adquirido en el país por muchas personas con estas discapacidades motoras y de lenguaje

Este sistema busca fortalecer el proceso educativo y permitir una mayor autonomía e interacción con el medio del usuario.

 Mayor autonomía

 Actualmente, en el campo de la enseñanza especial se hace uso de tableros de cartón para que los niños puedan comunicarse. No obstante, este método presenta la limitación de que los profesores tienen que ir señalando cada símbolo o letra para que los niños puedan elegirlos por medio de algún gesto.

El sistema que Arias trabaja da una mayor autonomía a la persona que lo utilice, al permitirle buscar por sí misma la letra o dibujo que desea y seleccionarlo con solo mirarlo un par de segundos. Para usarlo primero se deben superar distintos niveles como determinar si la persona es capaz de realizar la calibración del dispositivo y si lo es, evaluar y mejorar sus destrezas en la elección de símbolos o letras por medio de pantallas con menor grado de dificultad. En estas etapas sí es necesario el acompañamiento de un especialista en educación especial.

“El sistema de comunicación va enfocado al proceso educativo de la persona, la idea es que el maestro o maestra la acompañe en los distintos niveles que debe superar para utilizar la aplicación”, señaló Arias.

El proyecto cuenta con el apoyo del Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Citic) de la UCR y el grupo de investigación en interacción humano-computador Using (User Interaction Group), conformado por especialistas en computación e informática de esta universidad.

Según Arias, “el objetivo a futuro en relación con el proyecto es desarrollar un sistema maduro, en el sentido que se pueda utilizar en un entorno educativo, como una escuela de enseñanza especial, e impulsar un proyecto de acción social en el país”.

0 comments

Otros Artículos

La reciente ley de investigación biomédica ha puesto a la Universidad frente a la necesidad de satisfacer una serie de condiciones y requisitos

En la página xxiv del sugerente y documentado libro del doctor David Díaz Crisis social y memorias en lucha

En uno de mis matinales viajes de San Ramón de Alajuela al Campus Rodrigo Facio, San Pedro de Montes de Oca y en esos extraños

Usted me enferma. Su presencia me enferma; cuando me habla, me enferma y, si me da la mano, me enferma más.