Ajustes beneficiarían a ahorrantes, pero afectarían a deudores

Expertos prevén alza en tasas de interés y tipo de cambio para 2017

Prolongada estabilidad de los índices económicos han sido producto de cambio de metodología e intervención del Banco Central.

En los últimos dos años las tasas de interés y el tipo de cambio del dólar se han mantenido muy estables, lo que ha generado confianza, tanto en consumidores como deudores. Pero las perspectivas de los especialistas se inclinan hacia una probable alza de estos índices económicos, lo que podría incidir en dicha estabilidad.

Este fenómeno es explicado por varios aspectos, uno de ellos es porque durante este período se ha dado una intervención del Banco Central de Costa Rica para mantener estable el tipo de cambio y las tasas de interés. Además de que existe una menor cantidad de dólares en el mercado, aunado a una mayor demanda de la moneda extranjera.

Cuando se trata del tipo de cambio, hay que entender que el país incorporó el sistema de flotación administrada, mediante la cual ha venido haciendo intervenciones para mantener el índice lo suficientemente estable. Sin embargo, la perspectiva de los expertos sugiere que para este año es muy probable que se den incrementos mayores, que podrían alcanzar un costo cercano a los ¢600.

Esto, según el economista Rudolf Lücke del Instituto de Investigaciones de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (IICE-UCR), se debe a que la economía tiene menos dólares; y el Banco Central para evitar un alza precipitada ha inyectado la moneda extranjera en el mercado, utilizando sus Reservas Monetarias Internacionales.

“De hecho desde inicios de febrero y marzo el Banco Central ha vendido unos $109 millones, a un precio más cómodo (¢567 por dólar) y solo en la última quincena de diciembre se vendieron $124 millones. El asunto es los agentes económicos están demandando la moneda extranjera, e incluso están dispuestos a pagar más por ella, lo que evidencia una expectativa en las personas de que el tipo de cambio puede subir”, detalló el especialista.

Las reservas del Banco Central en agosto de 2016 eran de $8.067 millones y para marzo de este año están en $7.350 millones; es decir, se ha dado una variación de $717 millones, lo que significa un 9% de las reservas solo en 7 meses.

El criterio de Hairo Rodríguez, gerente del Banco Cathay y experto en materia económica, coincidió con esta tendencia y añadió que la flotación administrada permitirá que el incremento del tipo de cambio se realice de forma paulatina, sin cambios abruptos, pero en definitiva la presión será al alza.

“Sobre este tema la implicación más relevante es que la mitad de las cosas que consumimos son importadas o con insumos traídos del exterior, esto hace que los precios aumenten. Por otra parte, las personas que tengan créditos en dólares verán incrementadas cuotas que deben pagar, sin que sus ingresos aumenten, además los consumidores perderán capacidad de compra”, detalló Rodríguez.

No obstante, con el cambio de este índice también hay sectores que se podrían ver beneficios, tal es el caso de los exportadores no tradicionales, como los relacionados con los insumos médicos y los servicios que están en auge, pues Costa Rica se vería ante el mundo como un país más barato. El turismo es otro sector que tendría un impacto positivo, pues los extranjeros verán cómo su dinero adquiere mayor valor.

Variación en tasas de interés

Un aumento en este índice tiene efectos positivos y negativos en la economía costarricense, dependiendo del sector al que se refiera. Por ejemplo, si se trata de deudores existe un riesgo de que se incremente la morosidad, al subir el costo de las cuotas que deben pagar mensualmente por sus créditos, afectando directamente al sistema financiero.

Pero pasarse de un crédito en dólares a uno en colones depende de las condiciones de cada banco e implica la formalización de un nuevo préstamo; por lo tanto, la persona deberá incurrir en gastos de formalización.

Ahora bien, para quienes estén buscando adquirir un préstamo la recomendación es que si van a financiar una casa a 20 o 30 años y ganan en colones, lo mejor es hacerlo en la moneda nacional, pues existe un gran riesgo cambiario durante mucho tiempo. Ahora bien, si se trata de un crédito a menor tiempo para adquirir un bien, como un carro, es una buena alternativa.

Por otra parte, están quienes tienen ahorros en dólares, al subir las tasas de interés, su dinero adquirirá mucho mayor valor.

“Las tasas de interés tienen un comportamiento cíclico, sube precipitadamente en cuestión de meses, de pronto se acelera, luego se mantiene estable en su nivel más alto y luego vuelven a bajar, pero con el paso del tiempo hemos observado que el comportamiento de incremento es cada vez menos intenso, por lo que se puede prever que en efecto se incrementarán las tasas, pero a un ritmo menor”, indicó Hairo Rodríguez.

Banca robusta

Desde el año 2014 hasta inicios de 2016, el sistema bancario acumuló mucho dinero, lo que significó un incremento cercano al 50% de la liquidez. Con esa disponibilidad de recursos se colocaron créditos, esto dinamizó fuertemente la economía, motivada por las bajas tasas de interés, tanto en dólares como en colones.

La moneda en que se han colocado los recursos también presenta un panorama interesante. Y es que entre diciembre del año 2014 y 2015 los créditos en dólares se incrementaron en un 58%, mientras que los de colones un 42%. Pero para el siguiente período 2015-2016 se dio una mayor presencia de préstamos en colones, con un crecimiento del 60% y en dólares del 40%, lo cual evidenció una inclinación de los consumidores financieros para endeudarse en moneda nacional.

Esto generó que la tasa básica dejara de caer y se mantuviera más estable, porque se incrementaron los créditos en colones; es decir se colocó parte del excedente de moneda nacional. Además, desde el segundo semestre de 2016 se dinamizó aún más la colocación en colones, como un efecto de un incremento del tipo de cambio que se dio entre mayo y junio del año anterior.

No obstante, esta colación ha sido insuficiente y el sistema financiero aún cuenta con suficiente liquidez para prestar en el mercado, con un total acumulado de unos ¢2.350 billones (unos $4.000 millones en moneda nacional).

“Esta situación actual es positiva, porque si soy usuario y requiero dinero, hay suficientes recursos para optar por un crédito; y del lado de los bancos, si hay dinero lo mejor es colocarlo, pues se debe cumplir con los presupuestos establecidos. Además, en una condición de bajas tasas de interés, más préstamos se traducen en generar nuevos negocios, empleos y estímulos al crecimiento económico”, explicó Hairo Rodríguez de Cathay.

La perspectiva del Banco Central para este 2017 es que se prevé un crecimiento del 7,9% en los créditos, y se estima que se presente un alza del 11% en moneda nacional y 3% en dólares, pues la entidad visualiza un efecto de colonización de los préstamos para este año.

En resumen, aclaró Rodríguez, es probable que se dé un aumento de las tasas de interés en colones, subiendo costos de financiamiento y las cuotas que se pagan por ellos. Pero si la persona cuenta con ahorros, tendrán más rendimiento por sus inversiones. Y si suben las tasas en dólares habrá un incremento en el tipo de cambio dinamizando algunos sectores como el exportador.

0 comments

Otros Artículos