MARTA IRIS MUÑOZ, DIRECTORA DE LA DEFENSA PÚBLICA

“Es un nombramiento que decido yo”

Durante una entrevista vía telefónica con UNIVERSIDAD, la directora de la Defensa Pública, Marta Iris Muñoz, sostuvo que su secretaria era la persona “más calificada”

Durante una entrevista vía telefónica con UNIVERSIDAD, la directora de la Defensa Pública, Marta Iris Muñoz, sostuvo que su secretaria era la persona “más calificada” para ocupar temporalmente la plaza de defensora en la Unidad de Apoyo. Esta es una transcripción de la conversación:

¿La funcionaria no hizo el proceso de reclutamiento ni los exámenes para ser ascendida?

-Ella ayudó en un puesto que se llama Unidad de Apoyo, que no hace práctica de defensor público, jurídica, no va a ejercer como defensor pública (…) Hubo varios cambios, usted conoce a Yanela, a Adriana y otra compañera; una sacó vacaciones y tuvimos que hacer una cadena, entonces a ella en esa cadena se le dio un ascenso en la plaza Unidad de Apoyo, que es una plaza de confianza mía, que no tiene que ir a juicios, entonces, para que le quede claro, si ella quiere irse a trabajar como defensora, tendría que hacer por supuesto el proceso.

¿Por qué la plaza se llama “defensor público” y no “Unidad de Apoyo”?

-Porque todas las plazas tienen esa nomenclatura, vea que problema, por ejemplo, el coordinador, que dice defensor público, no hace juicios.

¿Qué tareas hace la funcionaria Shirley Víquez en esos nombramientos?

-Las funciones que yo le voy a mandar, que son de ese puesto, de lo que yo le delegue, dentro del puesto que está clasificado.

¿Las labores que hace son distintas a las que realiza cuando es secretaria?

-Por supuesto, porque tiene una serie de funciones increíbles.

Las otras personas que están en la Unidad de Apoyo han sido defensores de varios años. Doña Shirley se incorporó al Colegio de Abogados en setiembre y luego se le hace este nombramiento…

-Sí porque ella tiene mucha experiencia en todo lo que hace la dirección, es la persona más capacitada para que me ayude a mí aquí. Imagínese que ella tiene 17 años de estarme ayudando y yo no puedo traer gente nueva que no sabe cuál es la dinámica mía, así que es la persona más calificada para que me ayude en todas las labores.

Pero ella tiene 17 años de ayudarle en un puesto de secretaria y usted me dice que las funciones son otras, entonces, ¿qué preparación necesitaba para ese puesto?

-Cualquiera de las (tareas) que pueda ver, me puede preguntar y le puedo decir, en todas es las que está más capacitada. Imagínese que tiene tanto de saber el maneje de la dirección que es la que más me puede ayudar a mí en las funciones.

¿Entonces no es un puesto para el que ella necesitara experiencia de abogada?

-No necesariamente, puede ser una persona que conozca bien las funciones mías. Tiene que ser, por supuesto, abogada, porque para poder hacer esa labor sí tiene que tener ese grado, porque una secretaria por supuesto que es otra cosa, pero se supone y así lo dijo (el departamento de) Personal, que esa persona debería ser abogada, porque son funciones de cierta complejidad.

Las personas que usted nombró a las que ella cubre, tienen años de experiencia en el ámbito del Derecho.

-No podemos ser tan ingratos, si pueden ser cinco días, de que ella no lo puede hacer (…) Me parece injusto que si usted estudió periodismo, por ejemplo, y hay un puesto que se ocupa ser periodista y usted tiene 17 años de estar a la par de su jefe, su jefe reconociendo todo el esfuerzo y toda la buena labor, no le dé un ascenso de cinco días.

Siguiendo ese ejemplo, si tengo 17 años de ser secretaria y se abre un puesto para estar a la par del director (de un periódico), difícilmente me lo den a mí que no tengo experiencia como periodista.

-Bueno, pero eso fue su jefe, yo pienso diferente. Yo pienso que cinco o siete días (de nombramiento) para una persona que ha trabajado tantos años y que me está apoyando a mí a salir adelante con un aterro de funciones que ella domina, para mí es lo esencial. En eso creo que usted no puede opinar porque soy yo la que sí puedo escoger a mi personal, porque por supuesto que usted piensa diferente, pero yo que estoy aquí y que me ayudado durante (se dirige a otra persona que está a su lado), ¿cuántos años, Shirley?, 16 años, imagínese, me parece injusto que alguien critique un pequeño ascenso.

Hay una muchacha que cuando presentó el título la nombraron en un puesto para ayudarle a doña Zarela (Villanueva, presidenta del Poder Judicial) y nadie la está cuestionando. Es más, yo seguí el ejemplo de doña Zarela (Villanueva) y le consulté. Le dije que qué bueno que la ascendió y que yo estaba pensando que una persona con experiencia me podía ayudar. Y me dijo: ‘qué bueno, me parece muy bien’. Así es que yo no le veo cuál es el cuestionamiento que usted tanto hace. Además, es una elección que es de confianza.

(En un comunicado de prensa, la presidencia del Poder Judicial aseguró que, en relación con la persona mencionada por la directora de la Defensa y que labora en el Despacho de Presidencia el puesto se nombró luego de la realización del concurso N° 025-2014.

Según los datos de la Dirección de Gestión Humana del Poder Judicial, la nómina del concurso la integraron 429 participantes, por lo que se siguió con el proceso institucional establecido para el nombramiento de personas en propiedad.

El proceso de reclutamiento y selección determinó que la servidora nombrada cumplió con todos los requisitos legales para ocupar las funciones en el puesto vacante, tanto a nivel académico en aspectos como Licenciatura en Derecho, experiencia en las labores relacionadas con el puesto; así como su respectiva incorporación al colegio profesional.

El nombramiento final de la plaza es competencia del Director del Despacho de la Presidencia.

Villanueva comunicó que no tiene injerencia en los nombramientos de la Defensa ni fue consultada.

Asimismo, la directora de la Defensa Pública dijo en un derecho de respuesta, que en la entrevista a lo que se refería es a que siguió el ejemplo de aplicar la normativa legal correspondiente).

Si hay una persona que se incorpora al Colegio y es nombrada en una plaza sin cumplir los requisitos que otros han cumplido, es válido consultarle a usted la razón.

-Ella no es defensora pública, a usted le enredaron porque a ella le tienen envidia, porque ella es una muchacha que se esfuerza y que ha trabajado mucho. Cuando una persona se supera y un jefe le ayuda, vienen las puras envidias, eso es todo. Ella no está aquí nombrada en propiedad, yo no estoy violentando un procedimiento que me puedan decir que es ilegal, yo le estoy dando una oportunidad.

 Le entiendo entonces que para el puesto en la Unidad de Apoyo la experiencia como secretaria era suficiente para realizar las tareas.

-En algún momento la gente tiene que aprender y a la gente hay que darle tiempo. ¿A usted no le parece que para unos días no es importante que yo le pueda también orientar y que ella vaya aprendiendo o es que ella tiene que aprender de gratis?

 Otros funcionarios cuentan haber tenido incluso que sacar vacaciones para poder hacer la práctica y hacer los procesos para tener el mismo tipo de nombramiento.

-Pues eso es una mentira, porque en estos momentos ahí hay mucha gente que no ha hecho las prácticas. Imagínese que en estos momentos, si alguien se incapacita, en la unidad mía no tengo quien me pueda ayudar. Hay personas nombradas por inopia.

No es cierto que toda la gente hace práctica, depende de la época, puede ser que quien está diciendo eso se graduó cuando no habían plazas y les da tiempo de hacer los procesos. Cuando realmente se ocupa gente, lamentablemente hay más facilidad, no todos tenemos las mismas oportunidades.

Usted me obliga a que yo le dé práctica aquí a 500 personas, ni que tuviera yo un montón de gente para que les dé práctica.

 ¿Para qué entonces se ponen requisitos que no se pueden cumplir?

-Cuando se pueden cumplir, se cumplen, yo no estoy obligada a darle a todo el mundo un proceso, eso es lo ideal. En la judicatura imagínese que lo que les hacen es un examen simple y se me está exigiendo que yo tenga prácticas para todos.

 Eso no se lo exijo yo, son los requisitos que ustedes han puesto.

-Al fin de cuentas la institución también tiene un gasto muy grande. En el (Poder) Ejecutivo a mi hijo lo contrataron y ni siquiera había presentado la tesis.

 ¿Esas diferencias no crean desigualdad?

-Es que lo otro es no hacer nada y eso es peor. Entre no hacer nada y hacer algo, es mejor hacer algo. Eso lo inventé yo (el procedimiento para contratar), si el día de mañana se me ocurre contratar solo con el título, contrato.

0 comments