Encuesta CIEP-Universidad previa a elección de candidato liberacionista

Desanti es el preferido en el PLN, pero sin garantías

Estudio realizado antes del 17 de marzo mostró que puede ser determinante la participación de ciudadanos ajenos al partido más tradicional del país.

El precandidato Antonio Álvarez Desanti gana en preferencias sobre su principal rival, José María Figueres, a pocos días de que el Partido Liberación Nacional (PLN) celebre la convención interna que definirá quién será su carta presidencial en los comicios del 2018.

El empresario, exdisidente verdiblanco y actual presidente de la Asamblea Legislativa, apoyado en esta oportunidad por la corriente que lidera el expresidente Óscar Arias, superaba -hasta mitad de este mes- en opiniones favorables al exmandatario Figueres (1994-1998), en un contexto de aparente apatía preelectoral, desarraigo partidario e incertidumbre de la política nacional.

La superioridad de Desanti se manifiesta en los distintos grupos de posibles participantes en la elección del próximo 2 de abril. En esos comicios, sin embargo, será determinante la participación de ciudadanos que no se declaran militantes del PLN.

Los resultados se obtienen de la encuesta más reciente del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP), de la UCR para el Semanario UNIVERSIDAD, realizada entre el 27 de febrero y el 18 de marzo, mediante entrevistas telefónicas a 729 personas. El margen de error sobre la muestra general es de 3,5%.

Este estudio -hecho por el CIEP para el Semanario con el apoyo de la Escuela de Ciencias Políticas de la UCR- concluyó que solo el 17,4% de los entrevistados se declara simpatizante del PLN, aunque más del doble (el 38%) expresó interés en votar en esta elección verdiblanca.

Esto significa que, en esa elección, puede resultar determinante la participación de ciudadanos ajenos al PLN, sean seguidores de otros partidos políticos o incluso algunos miembros del enorme grupo de costarricenses que se dicen alejados de la política partidaria, quienes representan un 73% del total de la muestra.

Los números de esta encuesta, como los de cualquier otra en el actual contexto costarricense de volatilidad y desapego partidario, no deben considerarse un pronóstico de los resultados de la convención, en la que también compiten el diputado Rolando González y el exdiputado Sigifredo Aiza, ambos debajo de la preferencia popular de Desanti y de Figueres.

También hay expectativa por la actuación de ciudadanos que podrían votar por algún precandidato, pero no están dispuestos a hacer pública su preferencia.

Cuatro de cada 10 entrevistados expresaron tener, al momento de la consulta, alguna intención de votar en la convención verdiblanca. Si se extrapolara esta proporción al padrón total nacional, rondaría 1.180.000 votantes, una cifra que superaría por mucho a los llamados “pericos” y a la propia expectativa del PLN, cercana a las 400.000 personas. En la última convención (2009) participaron 515.000, según sus datos.

Por eso ahora se señala la fuerte influencia que pueden tener personas ajenas al PLN, lo que explica la discusión de estas semanas entre seguidores de Álvarez Desanti, más interesados en llamar gente de fuera, y los de Figueres, quienes advierten que para participar hay que firmar una boleta de adhesión y que eso convertiría al elector en militante del PLN, algo que no muchos desean.

Esto porque Figueres es un apellido de casta verdiblanca y se supone podría salir ganador entre los electores “de hueso verde”, como también se suponía un posible resentimiento de liberacionistas con Desanti por sus críticas y sus desplantes en el pasado reciente contra la agrupación.

Sorpresa

La encuesta CIEP-Semanario, sin embargo, contradice esas suposiciones. Lo vieron los investigadores al desagregar a ese grupo de personas dispuestas a votar (4 de cada 10) en tres subgrupos:

Los liberacionistas convencidos (pericos), los calculadores (votarían sin considerarse liberacionistas) y los rivales (simpatizantes de otros partidos).

Los liberacionistas convencidos e interesados en votar en la convención representan el 13% de la muestra total (hay otros que se declaran liberacionistas, pero no sienten deseos de acudir a votar).

La mayor parte de esta categoría de liberacionistas convencidos /con voluntad de votar,  tiene más de 50 años, nivel educativo de apenas primaria y la mitad vive fuera del Área Metropolitana.

Entre ellos, aunque el margen de error crece al enfocarlos, el favoritismo sigue del lado de Álvarez Desanti. Obtiene 61% de las preferencias contra a un 38% de Figueres.

Las cifras en este segmento permiten descartar un empate técnico en este estudio de opinión, señalan los investigadores, incluso suponiendo el peor escenario para el diputado y el mejor para el expresidente hijo del caudillo Don Pepe.

El segundo grupo de los posibles votantes -el de los “calculadores”- es más numeroso que el de los “pericos”.

Representa un 17% de la muestra total y entre ellos, la preferencia por Desanti es de 60%, por Figueres un 25%, por González un 12% y por Aiza un 4%.

Entre ellos predominan los jóvenes-adultos y los adultos, personas con educación secundaria y la mayoría la componen mujeres.

El tercer grupo es el de los simpatizantes de otros partidos y son el 5% de la muestra.

Es de suponer que, de participar, lo harían con la intención de evitar que quede uno u otro y así beneficiar las opciones de su partido en febrero del 2018.

Entre estos encuestados, la preferencia por Figueres prácticamente desaparece, superado por sus tres contendores. Es decir, que los ciudadanos que adversan al PLN preferirían enfrentar a Desanti.

Tampoco le va bien a Figueres entre la población que, para su suerte, está reacia a asistir a las urnas verdiblancas (48% de la muestra, lo que convierte al grupo en mayoritario y hace que los márgenes de error en la preferencia de precandidato sean menores que en los tres grupos anteriores).

Aquí Desanti encabeza las opiniones favorables (60%) y en segundo lugar aparece Rolando González (25%), lo cual deja a Figueres con solo 14% y a Aiza con 3%.

Este tipo de cálculos y conclusiones solo son posibles de momento en la disputa interna en el PLN, el partido con más simpatizantes y el más antiguo en Costa Rica, a pesar de sus peleas intestinas y del varapalo histórico que sufrió hace solo tres años, cuando su candidato Johnny Araya se retiró de la contienda un mes antes de la segunda ronda.

Otras agrupaciones tienen convenciones o designación de candidato presidencial en los próximos meses de mayo, junio y julio, pero la cantidad de encuestados que expresaron preferencia por sus precandidatos es muy baja y los márgenes de error impedirían un análisis serio, expresó Ronald Alfaro, investigador del CIEP.

En el caso del PLN, sus reglas internas establecen la posibilidad de una segunda ronda interna entre los dos precandidatos más votados, en caso de que ninguno de ellos alcance al menos el 40% de los votos válidos en una primera votación.

Al momento en que se hizo la encuesta para este estudio había aún programados al menos cuatro debates entre los precandidatos. Además estaba pendiente una copiosa cobertura periodística y difusión de información o publicidad en redes sociales o plataformas tradicionales. También hubo un fuerte despliegue de las tendencias en los territorios, conscientes de la importancia de la movilización en el ‘día E’.



La encuesta

El CIEP desarrolló esta encuesta con base en 729 entrevistas mediante teléfono residencial entre el 27 de febrero y el 18 de marzo, con margen de error de 3,5%.

Previamente elaboró un muestreo para definir características de los entrevistados y hacer que los resultados sean lo más representativos posibles.

Las llamadas se hicieron entre lunes y viernes en horario de tarde y noche.

Esta fue la última encuesta que el CIEP desarrolla con una base de teléfonos fijos, pues ya dispone de una de números celulares, aunque los autores advierten que hicieron pruebas y no hay mayores diferencias entre un canal y otro.





 

0 comments

Otros Artículos

Uno de los pilares fundamentales del sistema democrático constitucional es el de la responsabilidad.

El inicio del 2017 se vio sacudido por el ascenso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos.

Durante estos últimos meses, resulta casi imposible ignorar el inicio de las campañas políticas de algunos precandidatos

La mentalidad emprendedora se ha infiltrado en las municipalidades.

Un enlace de la tendencia del precandidato liberacionista Antonio Álvarez Desanti con el cooperativismo