Neo-arismo

De Narciso y Codicia nació el neo-arismo. En lo más bajo de la política, se gestó el neo-arismo, dos enemigos por la vanidad del poder

De Narciso y Codicia nació el neo-arismo. En lo más bajo de la política, se gestó el neo-arismo, dos enemigos por la vanidad del poder hechos amigos. El caduco Narciso que busca ocultarse entre las sombras de un pretendiente que se niega a morir sin la presidencia, para socavar aún más la clase baja y entregar el país al sórdido capital, a la plutocracia.
El líder de papel busca ocultar su apellido tras las ansias de figurar de aquel que renegó y abandonó su partido.
El arismo clásico no soporta el peso histórico del fallecido Pepe Figueres, a su sombra yace putrefacto, tratando de alcanzar, con todo y premio incluido, el peso histórico del caudillo que se ha ido. El neo-arismo es un intento de borrar todo lo que el caudillo ha erigido: derechos, instituciones, etc., porque su narcisismo le ha seducido, diciéndole al oído que si deshace todo aquello, la historia solo a él lo dará por reconocido.
El neo-arismo quiere una nueva constitución donde no haya más derecho a la protesta de los de abajo, sino solo el poder del corrupto, caduco y fascista empresariado (basta con ver las posiciones de algunas cámaras de comercio en este país). El neo-arismo quiere el agua para ofrecérsela a la compañía europea que mataría por ella, convirtiéndola en mercancía que dé plusvalía a la burguesía que cada vez está más quebrada.
Como una mala función en el Raventós, el neo-arismo muestra un títere, alguna vez diputado, que diga lo bueno que, el del Nobel regalado, ha sido por años, o sea, “todo lo que nos ha dado”: una carretera de tercer mundo al precio del mundo capitalista desarrollado, una Caja Costarricense del Seguro Social a punto del colapso para beneficiar sus empresas que juegan con la salud de todo el poblado, una sociedad donde el rico cada vez tiene más y la masa es explotada cada vez más, un golpe institucional de Estado, la situación infinita de una empresa que quería oro más que a un loro verde en San Carlos, la contratación de policías por favores políticos dados, aunque ahora haya que cuidarse más de la policía que de los ampones por todo lado, y una platina que fue piñata para repartir dinero del Estado.
El neo-arismo no quiere Código de trabajo, ni salario mínimo, ni deberes tributarios. El neo-arismo quiere el imperio de la ley (rule of law), pero solo a las masas pobres aplicado, mientras el empresariado es en dinero estatal bañado con subvenciones o “chorizo” legalmente legitimado. ¡Empresariado corrupto con privilegios que no pueden ser generalizados! ¿Dónde está entonces el imperio de la ley tan cacareado? Al igual que el arismo, el neo-arismo es un síntoma de decadencia política, que no merece ser votado.
Expresión de alguien que más que dinero necesita hoy ver su apellido en letras de oro y decorado, eso es también el neo-arismo que del arismo lo ha heredado. Al igual que el arismo que se finge culto y educado, el neo-arismo no pasa de ser basura plutocrática que cree que el capital crea valor, aunque sea robándolo en el dizque libre mercado.
El neo-arismo es como un capitalista desinformado, que no sabe que el imperio de la ley con la crisis sistémica y terminal que se experimenta desde los años 1970, ha quedado sepultado; es como un capitalista que no entiende que Trump no es la manifestación de fuerza del capital estadounidense, sino la auto-conciencia de que USA está quebrado.
Mantener la inequidad social, el acceso a la caja chica del Estado, la venta de país al capital extranjero, entre otras cosas más, eso es el neo-arismo fascista que hoy nos quiere indigestados.

0 comments

Otros Artículos

El 2017 es un año especial, tanto para nuestro país como para la Universidad de Costa Rica, pues se están cumpliendo cien años

De Narciso y Codicia nació el neo-arismo. En lo más bajo de la política, se gestó el neo-arismo, dos enemigos por la vanidad del poder

Al menos 20 murieron y otras 41 resultaron heridas en un atentado en Kabul.

Lo conocí hace más de 15 años en el Partido recién fundado, el PAC. Era parte de las personas que se sumaron al voluntariado

Don Iván Molina titula un artículo “Catolizar el pasado” (UNIVERSIDAD, 23 diciembre) para sugerir que deformo la historia de las reformas sociales