Los peligros y malos augurios del gobierno de Trump

El ascenso de Trump al poder, su retórica y sus primeras acciones como gobernante, guardan una preocupante similitud con regímenes dictatoriales

El ascenso de Trump al poder, su retórica y sus primeras acciones como gobernante, guardan una preocupante similitud con regímenes dictatoriales y antidemocráticos que no debe pasarse por alto.
Uno de los rasgos fundamentales de su arenga política como candidato y como mandatario también, es su profunda xenofobia, que le lleva a responsabilizar a los mexicanos y por su conducto a todos los latinoamericanos por los grandes males sociales que aquejan a la sociedad estadounidense, como en su oportunidad lo hiciera Hitler con los judíos o Pinochet con los comunistas. Este expediente consiste en crear un enemigo y un peligro que desde una exterioridad socava y amenaza la economía, la seguridad y los valores propios de la comunidad.
De victimarios pasan a ser víctimas de una conspiración silenciosa que amenaza con destruir la nación (el enemigo hace trampa, roba y mata), por lo cual, se justifica la violencia institucional; de esta manera se prescinde de toda lógica argumental o valoración ética. Se hace de la amenaza (deportaciones masivas, impuestos para las empresas que no inviertan en Estados Unidos o que México va a pagar el muro), un instrumento político que genera incertidumbre y miedo a la mejor usanza de los tiranos de América Latina. El estilo confrontativo y provocativo de Trump genera desde ya una polarización inédita en la población estadounidense, al punto que se habla de resistencia, lo cual, suele ocurrir en el marco de las sociedades que ven conculcados sus derechos y conquistas.
El autoritarismo del que hace gala el presidente de los Estados Unidos, la descalificación irracional con que trata a los críticos y opositores, las relaciones tensas cuando no conflictivas con la mayoría de la prensa de su país, nos habla de su franca vocación antidemocrática, todo lo cual, engarza con las más recalcitrantes tradiciones del conservadurismo de los Estados Unidos, caracterizado por su fundamentalismo religioso, dogmatismo político, patriarcalismo y verticalismo, dichos sectores constituye una parte importante de la clientela electoral del señor Trump. Este fenómeno se repite a lo largo de la historia con los regímenes autoritarios de nuestra América Latina y en otras partes del mundo.
Se propicia un movimiento centrífugo que impone una mirada hacia la interioridad y la exaltación de lo propio, a partir de una supuesta superioridad moral que brinda la razón, la verdad y el derecho de avasallar a los otros en función de los propios intereses, que es lo que justifica las palabras y los hechos. Como parte del discurso chovinista hay una evocación nostálgica a un pasado idealizado y la solemne promesa de volver a hacer grande a América. Dicha exaltación nacionalista es afín regímenes totalitarios de derecha.
Sus intereses plutocráticos se maquillan bajo una demagogia populista que promete mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, que aunado a cierto antiliberalismo (en el sentido norteamericano) y proteccionismo económico prohíjan y amparan a las élites nacionalistas, lo que bien podría dar pie a una nueva dimensión de la alianza entre el capital y el estado, al estilo de la Alemania Nazi.
Todo esto ocurre en el transcurso de un deterioro paulatino y sistemático de la influencia de los Estados Unidos en los ordenes político y económico, la creciente influencia de China, el resurgimiento de Rusia como una potencia político-militar y el establecimiento de una realidad geopolítica multipolar y cada vez menos alineada, lo cual, recuerda la situación de postración de Alemania después de la primera guerra mundial, que fue el caldo de cultivo para el surgimiento y desarrollo del nacional socialismo.
Es difícil predecir el futuro de la incipiente administración Trump, pero las coincidencias aquí señaladas con regímenes autoritarios, son francamente inquietantes.

0 comments

Otros Artículos

El ascenso de Trump al poder, su retórica y sus primeras acciones como gobernante, guardan una preocupante similitud con regímenes dictatoriales

Alcaldía intenta crear también red de inspectores peatonales y escolares

Solicité este espacio al Semanario UNIVERSIDAD con el propósito de que el lector de este medio pueda darle seguimiento a la información que divulgó