La Costa Rica que no lee, sin expresión oral ni comprensión auditiva

Dentro del ámbito de la Academia, es bien sabido que en Costa Rica muchos intelectuales no leen a otros, ni a nadie o, incluso

Dentro del ámbito de la Academia, es bien sabido que en Costa Rica muchos intelectuales no leen a otros, ni a nadie o, incluso, leen resúmenes para ahorrar tiempo, cuando en realidad lo que hacen es desperdiciarlo en una pseudolectura, la cual trata de equiparar al  texto completo y original, razón por la cual también no entienden ni logran analizar la idea de uno u otro autor en el contexto preciso en el cual expuso sus escritos.

Por lo anterior es difícil también que en los ámbitos de primaria y secundaria los alumnos tengan hábitos de lectura, expresión oral y comprensión auditiva; esto, debido a la renuencia del mismo Ministerio de Educación Pública (MEP), en donde, por utilizar una palabra decorosa para describir lo que ocurre, se presentan entrabamientos, con secuelas catastróficas en cuanto a la enseñanza y comprensión de esta.

A su vez, pareciera que al MEP no le interesa que los niños y los jóvenes logren, mediante la escritura y lectura correcta, conocer, interpretar y también argumentar cómo es que se desarrolla el mundo real, ese que va más allá de la aulas de escuelas y colegios públicos por todo el país, y de donde, cada vez más, los jóvenes salen graduados con una educación deficiente, en dos áreas sumamente importantes en cuanto a su escolaridad y aprendizaje, que serían español y matemáticas en teoría. En realidad, si no saben leer bien no logran comprender prácticamente ninguna materia, ya que cualquier actividad didáctica requiere de una buena lectura.

Se presentan dos posibles escenarios, que serían los que a mi criterio se podrían estar desarrollando: por un lado, que efectivamente no exista interés por parte del Ministerio para corregir esta problemática, debido a que la población meta a la que van dirigidos, es mejor que no comprenda su entorno o circunstancias más allá de lo que realmente debe comprender; o dos, que efectivamente exista un entrabamiento burocrático en el que no es posible, por lo menos en el corto tiempo, corregir este problema.

Todo esto a pesar de los ofrecimientos y esfuerzos titánicos que tanto el Instituto Tecnológico y la Universidad de Costa Rica, junto con la Universidad Nacional, han realizado en el último tiempo, para no solo estudiar la problemática sino también exponerla y conjuntamente ofrecerles ayuda en materia de capacitaciones que requieren sus docentes y así superar los desfasados planes de estudio, que en realidad están tan caducos como muchos de sus expositores, respecto a la enseñanza primaria y secundaria.

El Ministerio de Educación ésta en deuda con la mayoría de estos estudiantes, en el sentido de que tiene un compromiso de sacarlos adelante, como país que se jacta de tener más maestros que policías, no siendo responsabilidad solo de cada hogar contribuir e incentivar los hábitos de lectura en casa, sino principalmente en las escuelas y colegios, con la promoción de actividades didácticas novedosas en el desarrollo de la expresión oral y comprensión auditiva.

Se debe involucrar a los alumnos en un nuevo contexto, donde su participación también cuente y sea necesaria, para pensar en una Costa Rica donde menos jóvenes caigan en el flagelo de las drogas y la prostitución, y tampoco sufran la ignominia, aunque sean menos analfabetas en relación con otros países del área.  Ellos deben aprender a ser críticos frente a los problemas y posibles soluciones que aquejan al país, y que puedan hacerse partícipes activos y constructivos, de una Costa Rica que hasta hace poco se consideraba la menos iletrada dentro de Centroamérica.

Dentro del Ministerio de Educación Pública es bien sabido que existen políticas internas de varios gobiernos atrás,  las cuales a todas luces hacen que la actual Administración encontrará más de una obstrucción no solo para tratar de reconstruir escuelas y colegios rurales, sino también frente a la necesidad de que los estudiantes tengan las herramientas necesarias para que, a futuro, puedan pensar por sí mismos de cara a una Nación controlada siempre por los mismos, que incluso laboran en la mencionada institución, gobierno tras gobierno de Liberación, lo que ha convertido al MEP, en el Elefante Blanco de la Social Democracia.

0 comments