Crítica política y discriminación

Es imprescindible no confundir la crítica política con la discriminación, ya que de lo contrario se estaría censurando

Es imprescindible no confundir la crítica política  con la discriminación, ya  que de lo contrario se estaría censurando previamente cualquier intento  de discutir posiciones que afectan  al todo social.

En este mismo Semanario UNIVERSIDAD, yo ya he sido (y segura- mente seguiré siendo) criticado por  atacar algunos estereotipos hembristas, que algunas mujeres y hombres  interpretaron como discriminación,  cuando en realidad se cuestionaban  algunos elementos que yacen en la  ideología de algunas formas de feminismo y de ningún modo a una  mujer en específico.

Hoy hay grupos políticos que  se valen del “boom” anti-exclusión  para evitar la crítica y la asunción  científica de sus planteamientos.

Como parte del romanticismo post- moderno, se parte de una vulgarización de la realidad, de una ilusión  utópica, en la que estos grupos  particulares tienen el derecho a  imponer su punto de vista político  sobre el conjunto de la sociedad,  sin podérseles oponer so pena de  señalamientos como: machista, homofóbico, etc., cuando en realidad lo  que se discute es un planteamiento  general de índole político y no la  calidad de una persona particular  mujer o gay, por ejemplo.

Dicho de otro modo, la crítica  política contra movimientos como  el LGBTI, el feminismo, el animalismo, etc., corresponde a lo general,  al fundamento abstracto-ideológico  de tales movimientos y nunca a la  persona particular que se identifica  con una u otra condición.

Es una  falacia de división, cometida por  los particulares de estos grupos,  razonar que la crítica contra algún  elemento de la generalidad es por  extensión un ataque contra la particularidad de una mujer o un gay  o una lesbiana.

Esto es tan erróneo  como suponer que un problema con  un particular de estos grupos sea  un acto de censura contra los movimientos generales políticos que  articulan el proyecto político de  estos particulares.

Con este tipo de posiciones, se  cae en una contradicción, ya que  se parte de implementar una democracia inclusiva al costo de excluir todo punto de vista opuesto  a estos grupos, a la vez que se está  obligando a la sociedad a aceptar  sin miramientos, equis o ye presupuestos; lo cual políticamente no es  sano y ya la historia nos ha enseñado que esto solo lleva al fascismo.

Cuando se recurre a esta estrategia  de asimilar los términos “crítica  política” y “discriminación”, el  resultado siempre es fascismo y  violencia pasivo-agresiva contra  los otros grupos sociales.

La confusión o manipulación  que implica asimilar lo crítico  político a lo discriminatorio no  es más que el sesgo burgués y neo- liberal que se oculta tras estos  movimientos, y que hoy es preciso  eliminar de tales movimientos políticos, por cuanto solapan un plan  maquiavélico: divide y vencerás.

Así, cada grupo, desconectándo- se del “bien común”, se lanza a  la imposición de sus condiciones  sin pensar en las consecuencias  sociales y en el fundamento propio  de su propuesta, sin contar con  las condiciones materiales que  rodean a todo fenómeno humano  (en el sentido tanto social como  biológico).

La reyerta entre todos estos diferentes grupos sociales solo es un  velo que sumerge en la oscuridad la  estrategia de clase de una burguesía  internacional, que trata de resucitar  un capitalismo zombi, al tiempo que  aglutina más del 50% de la riqueza  mundial en el 1% de la población,  mientras destruye el planeta y la  convivencia social.

La línea entre lo crítico político y  lo discriminatorio puede parecerle a  algunos muy delgada, pero existente.

Quizás esta línea sea fluctuante por  las condiciones históricas, sin embargo, sería peor asumir que una cosa  es igual a la otra.

En el panorama  actual, con una burguesía cada vez  más fascista (al estilo trumpiano),  todo grupo político debe someterse  a la crítica por parte tanto de aquellos que profesan su credo, como de  aquellos que lo adversan, en el marco  del bien común, del Gattungswesen.

0 comments

Otros Artículos

El rasgo común más profundo de todos los seres vivos, en sus distintos estadios de evolución y su exuberante diversidad en nuestro planeta

Para la Universidad de Costa Rica, vecina más importante del Cantón de Montes de Oca, también aplica el Plan Regulador vigente

El INEC y Estado de la Nación, en sus últimas investigaciones, señalan que Guanacaste es la provincia con mayor desempleo