El 2017 un año de expectativas, retos y decisiones

En lo social, Costa Rica debe afrontar la problemática de pobreza, con más de un millón cien mil pobres y un porcentaje importante

En lo social, Costa Rica debe afrontar la problemática de pobreza, con más de un millón cien mil pobres y un porcentaje importante en pobreza extrema. Se debe resolver también la desigualdad social, actualmente Costa Rica presenta una de las desigualdades más alta de América Latina. Para enfrentar la pobreza y la desigualdad en nuestro país, se debe desarrollar y aplicar una estrategia acorde con la realidad costarricense y que considere elementos como la educación, salud, vivienda, empleo, sostenibilidad del empleo, desarrollo de la pequeña industria y de los pequeños agricultores, así como los valores dada la pérdida de valores como la solidaridad, integridad y honradez.
La desigualdad social junto con el desempleo son elementos que contribuyen al mantener niveles de pobreza. Por primera en vez en 20 años, se logra disminuir la pobreza en 1,3 %, favoreciendo esa disminución a 10.400 costarricenses. Se reconoce el esfuerzo realizado por el Gobierno de don Luis Guillermo Solís especialmente mediante la estrategia nacional “Puente al Desarrollo”. No obstante, nos queda la inquietud de si la disminución de la pobreza va a ser sostenible en el futuro, dado que un aporte importante para disminuir la pobreza han sido las transferencias que se destinan para ayudas a los pobres en los programas que ejecutaron el IMAS y otras entidades públicas, lo cual no genera empleo. Lo demuestra el hecho de que Costa Rica tiene una de las más altas tasas de desempleo de Latinoamérica, ocupa el tercer lugar, con una tasa del 9,5 %. Solo superado por Brasil y Colombia.
En lo económico, los retos son complejos: mantener una baja inflación y que las tasas de interés no se incrementen, con la problemática de que hay que enfrentar un déficit fiscal superior al 5 % del PIB. Se debe mejorar la infraestructura vial y portuaria, que faciliten las exportaciones y disminuyan costos. Se deben tomar decisiones transcendentales como si se va a aprobar una reforma fiscal regresiva o progresiva, sustentada en impuestos directos. Lo cual debe complementar con las medidas necesarias para sanear las finanzas públicas a efecto de reducir el déficit fiscal, conscientes de que existen dos vertientes: la de los ingresos y la de los gastos. Las medidas no deben ser en relación con los ingresos sino también en los gastos, para tener un déficit fiscal manejable. Las medidas que se pueden implementar con relación a los gastos pueden ser: Se debe realizar la restructuración del sector público que con más de 330 entidades y 900 programas, se debe definir sobre la situación salarial del sector público, y establecer un ley de empleo público que elimine las diferencias tan sustanciales y limite los montos de los salarios que se pagan el sector público, actualmente hay más 1.300 funcionarios que tienen salarios que oscilan entre 3 millones y 20 millones, y establecer una política salarial en el sector público que sea sostenible para las finanzas públicas. Se debe también realizar un mejor control del gasto público tanto del Gobierno Central como de las instituciones autónomas y empresas públicas, restringiendo la creación de plazas, eliminando gastos superfluos, restringir los gastos de alquileres, gastos de viaje al exterior, consultorías y gastos de publicidad; se debe lograr un sector público más eficiente en el gasto público, utilizando herramientas como el presupuesto por programas enfocado a resultados. Se deben renegociar créditos de la deuda interna y externa para lograr condiciones más favorables sobre el pago de intereses y disminuir el monto de las amortizaciones. En relación con los ingresos se pueden implementar medidas como: reformar el impuesto sobre la renta, y establecer el concepto de renta global, para que realmente toda persona pague de acuerdo con el nivel de ingresos que genera. Enfrentar de manera más drástica la evasión fiscal y disminuirla de manera significativa. Eliminar el destino específico de algunos ingresos. Renegociar el aporte que se otorga a la educación superior mediante el FEES, para que se otorgue un monto más razonable a la situación económica del país, y renegociar el aporte al Poder Judicial que está establecido en la Constitución Política, y lograr que ese Poder y las universidades sean más austeros en la realización de sus gastos, por lo que deben aprobar las reformas legales pertinentes, así como eliminar o disminuir otros destinos específicos establecidos por Ley.

0 comments

Otros Artículos

Para iniciar, formo parte del 65 % de trabajadores interinos que padece las consecuencias de un sistema que es muy injusto y desigual

El 2016 pasará a la historia como el año en que lo inverosímil se convertirá en realidad. Han sido las victorias de Rodrigo Duterte