El bufete que compartían también creó una empresa en Bahamas

Karla González y Otto Guevara crearon la sucursal de Mossack Fonseca en Costa Rica

González también buscó al bufete para iniciar la operación de la aseguradora Stuart Title en Panamá, firma que luego homenajeó al Presidente Óscar Arias

El 5 de julio de 1989, el Partido Movimiento Libertario no existía, y su líder, Otto Guevara Guth, todavía no había sido diputado ni una vez. Por su parte, Karla González Carvajal vería pasar todavía 17 años para llegar a ser Ministra de Obras Públicas y Transportes -entre el 8 de mayo de 2006 y el 27 de octubre de 2009-, bajo la administración del expresidente Óscar Arias.

Pero ese día de julio, a la una de la tarde, como socios del bufete Grupo Jurídico Especializado, fundado dos años antes, González y Guevara jugaron papeles protagónicos, pero distintos, en la constitución de la sociedad Mossack Fonseca & Compañía S. A., en Costa Rica, domiciliada del antiguo Itán, en carretera a Zapote, 300 metros al este y 300 al norte, en Los Yoses Sur.

Mientras que González fue incluida en la escritura respectiva como Vicepresidenta de la Junta Directiva, Guevara fue el notario público que registró el escrito en el asiento 8.940 del tomo 73 de su diario. El aviso de ley se publicó el 26 de julio de 1989.

El resto de la Junta Directiva de Mossfon en Costa Rica se integró con la panameña y residente rentista, Marta Eugenia Lavergne Fonseca, como Presidenta; la estudiante -y hermana de González-, Marcia González Carvajal, como Secretaria; y el estudiante Juan Carlos González Lavegne –hijo de Marta Eugenia-, como Fiscal.

Karla González estaba emparentada con la señora Lavergne Fonseca, pues la madre de esta, Marta Fonseca Zamora, era hermana de Virginia Fonseca Zamora, abuela paterna de González. Y el hermano de las Fonseca Zamora, Alfredo, también costarricense, era nada menos que el padre de Ramón Fonseca Mora, socio principal del bufete panameño Mossack Fonseca. Esto la hacía su sobrina. Y así se referirá a ella y a su también sobrino González Lavergne en un correo, como se verá pronto.

 

EN BAHAMAS
En 1991, los nombres de Otto Guevara Guth y Karla González Carvajal vuelven a aparecer en documentos con el membrete del bufete Grupo Jurídico Especializado, junto con Jorge Ross Araya, Tomás F. Nassar Pérez, Ronald Saborío Soto, Carlos Vargas Pizarro, Roberto Arguedas Pérez, Carlos Guardia Gutiérrez, Hernán R. Zamora Rojas y Edgar Nassar Guier.

En esta ocasión, el propósito es crear la compañía “International Risk and Administration Group Ltd”, en Bahamas, que queda registrada con el código IBC No. 4360 B. Existe un detallado archivo de varios años de la interacción entre los bufetes tico y panameño con la sucursal de Mossfon en Bahamas, así como con las autoridades de esa isla, con el propósito de mantener activa esa firma.

Si bien ni Guevara ni González aparecen fi rmando o gestionando los documentos, sino que lo hace Jorge Ross, es claro, por el papel membretado con sus nombres, que se trata de una operación del bufete.

En un fax fechado el 20 de febrero de 1991, el Lic.Ross le escribe -en inglés- a Anoinette M. Stubbs, de la ofi ina de Mossfon en Bahamas: “Los representantes y accionistas (en partes iguales) para la compañía son como sigue: Ricardo Rojas-Gómez, Nuria Araya-Chaverri. Ambos domiciliados en La Nunciatura, San José, Costa Rica. Apartado Postal 3362-1000”.

Luego, redacta cuatro variantes del posible nombre para inscribir, pero el último, que es “International Risk and Administration Group Ltd” tiene un asterisco hecho a lapicero, posiblemente por la señora Stubbs.

Y ese es el nombre ‘de fantasía’ que finalmente prevaleció.

EL NEGOCIO CON LA ASEGURADORA STEWART TITLE, QUE PREMIÓ A ÓSCAR ARIAS

El primero de marzo de 2006 a las 2:58 p.m., siendo todavía abogada del bufete González & Uribe –pero pronta a ser nombrada Ministra del MOPT-, Karla González, escribe a su tío Ramón Fonseca, socio principal de Mossfon, un escueto correo con el asunto: “CONVERSACIÓN RECIENTE”, en el que dice: “De vuelta espero tus respuestas. Un gran abrazo y espero que podamos trabajar juntos la nueva operación de STEWART TITLE en Panamá.”

Poco después, a las 3:12 p.m., Fonseca escribe a Mario Vlieg, abogado de su bufete, con copia a sí mismo y con el asunto: “FW: CONVERSACION RECIENTE. Importancia: Alta”. Allí dice: “Lcdo: Mi sobrina de Costa Rica, Lcda. Carla González, solicita que se le manden los requisitos para abrir una cía de Seguros en Panamá, su costo y honorarios, a la mayor brevedad.

Tienen un buen cliente esperando esta información. El lunes mi otro sobrino, Carlos González, nos llamará desde Houston para ultimar detalles. Me copia el envío de la información”.

Por su parte, Vlieg escribe un correo de respuesta dirigido a la señora González, y le pide al asistente legal de Mossfon, Alí Arauz, enviarlo con copia a su jefe, Ramón Fonseca: “Por instrucciones del Lic. Fonseca nos complace hacerle llegar un memorando sobre compañías aseguradoras en Panamá. Estamos estudiando el tema de los Seguros de Título de Propiedad para ver qué otras alternativas encontramos para poder estructurar una operación de Stewart Title en Panamá, pero todo indica que deberá hacerse como aseguradora local. La alternativa inmediata sería hacer una alianza estratégica con una aseguradora local y que Stewart funga [sic] más bien como reaseguradora. Con gusto podríamos concertar citas con algunos amigos en aseguradoras de la más alta reputación para explorar esta posibilidad. Finalmente, nos hemos enterado que actualmente CONASE y Aseguradora Mundial, S.A. están emitiendo seguros de título de propiedad. Estamos obteniendo mayor información al respecto”. Este correo, efectivamente, trae adjunto el texto titulado “Memo-Compañías Aseguradoras en Panamá.doc”.

Nueve meses después, como si se tratara de una gestación humana, esto es, el 2 de diciembre del 2006, la aseguradora Stewart Title Latin America rindió honores al Dr. Óscar Arias Sánchez, entonces Presidente de Costa Rica, durante un almuerzo con “hombres de negocios y empresarios mexicanos”, que tuvo lugar en
el Hotel Four Seasons de la capital azteca, adonde viajó para asistir a la ceremonia de toma de posesión del presidente Felipe Calderón.

Según reportó el boletín electrónico Business Wire, Carlos González, presidente de la empresa – también sobrino de Ramón Fonseca-, explicó que el almuerzo se realizó para fomentar la inversión extranjera directa en Costa Rica y la inversión transfronteriza, mejorando para ello el entorno de las transacciones inmobiliarias”.

Entre los invitados oficiales, por el lado tico, estaba su prima, la Ministra del MOPT, Karla González.

VUELVE MOSSAK FONSECA-COSTA RICA

El 14 de julio de 2009, a las 10:31 a.m., Milena Paniagua González, aparentemente del bufete González y Uribe, como se verá después, escribe al Departamento de Cobros de Mossfon en Panamá, con el asunto “Información Sociedades”. En una muestra de lo habitual que era el trabajo de esta persona con el bufete panameño, primero consulta por el estado de una sociedad llamada “Helve Trez”. Sobre esta, quiere saber “si está allá en Panamá, o si la misma ya nos había sido enviada aquí
a nuestras ofi cinas aquí en San José, Costa Rica”.

En segundo lugar, pregunta: “¿Cuál es el estado de la sociedad Mossack Fonseca y Compañía S.A., ¿la sociedad existe todavía??? y si es así nos podrían confi rmar las deudas de la misma??”.

Desde Mossfon en Panamá, la encargada de responder a Paniagua es la abogada Josette Roquebert, Jefa del Departamento de Corporaciones. Le dice: “Hacemos referencia al mensaje que antecede enviado por usted a nuestro departamento de cobros, en especial al punto que se refi ere a Mossack Fonseca y Compañía S.A.
que es una sociedad de Costa Rica.

Nosotros hemos estado solicitándoles que nos investiguen si esta sociedad todavía está vigente, por lo que hemos quedado confusos al ver que usted le pregunta a nuestro departamento de cobros por esta sociedad. Por lo anterior, ruego nos aclare la situación”.

Diez días después, el 24 de julio a las 10:28 a.m., la señora Paniagua responde a Josette Roquebert que“según el estudio de la sociedad Mossack Fonseca & Compañía, esta sigue vigente. Adjunto le envío copia del estudio realizado a la misma”. Y es gracias a este adjunto que pudimos saber que la aparente sucursal de Mossfon, en Costa Rica, había sido constituida por González y Guevara desde 1989.

Esto quiere decir que Karla González todavía figuraba como Vicepresidenta de Mossack Fonseca & Compañía S. A. y que esta firma estaba activa mientras fue Ministra del MOPT, pues, como se vio antes, ella renunció a este cargo público el 27 de octubre de 2009.

Fue hasta en el año 2011 que la Exministra pidió ser removida de la Vicepresidencia de su Junta Directiva, a raíz de una indagación realizada por las autoridades tributarias costarricenses.

Otto Guevara Guth
Otto Guevara Guth

Esto lo sabemos porque el 24 de agosto de ese año, a las 10:40 a.m., Montserrat Bonilla, del bufeteGonzález & Uribe, escribió al Departamento Administrativo de Mossfon en Panamá, con el asunto: “MOSSACK FONSECA COMP. Compañía inscrita en Costa Rica”.

Allí dijo: “Quisiera conversar con alguno de los abogados a cargo de la administración de Mossack Fonseca, en relación con una compañía inscrita en Costa Rica denominada Mossack Fonseca Comp. Adjunto el estudio de personería respectivo. Lo anterior por cuanto hace varios años, la Licda. Karla González quien fuese socia de nuestra fi rma, colaboró en la incorporación de dicha compañía y ella y otros personeros quedaron como miembros de la junta directiva, con facultades de representación. A ella le fue notifi cada una nota de las autoridades tributarias costarricenses en relación con dicha compañía, la cual adjuntamos y debe ser respondida y atendida antes del 29 de agosto. De ahí que me gustaría conversar con alguno de los administradores al respecto para los cambios de junta directiva respectivos. Agradezco su ayuda”.

Dos días después, la Licda. Bonilla, en otro correo, hace una larga explicación sobre la situación de la compañía en Costa Rica, las opciones para seguir y los costos de ello.

El título del primer punto que trata en este correo es “MOSSACK FONSECA & COMP. Tema Autoridades Tributarias.” Y dice: “Según revisión que se realizó vía internet ante Tributación Directa, esta compañía no se encuentra inscrita con actividad alguna (es decir activa) ante dichas instancias. No obstante, la notificación de las autoridades indican que tienen reportes de actividad de la misma desde el 2008, razón por la cual dicha notificación solicita: a) inscripción ante TD con datos exactos, y b) declaración de renta de dichos períodos. Si no se contesta la notificación antes del 29 de agosto del 2008, se procederá a realizar la inscripción de oficio, es decir con los datos de los representantes actuales. Tanto la inscripción como presentación de declaración de renta tiene que presentarse en dicha fecha, es decir el lunes de la semana entrante. No obstante usted indica que la compañía no ha tenido ninguna actividad desde la constitución de la misma”.

Luego recomienda pedir una prórroga a las autoridades y y gestionar una cita para que un abogado revise con aquellas cuáles empresas reportaron actividades de la compañía.

Además, Bonilla informa que por encargarse de esa gestión cobrarían a Mossfon-Panamá US$150 la hora “lo cual incluye la eventual asesoría de un contador público en caso de requerirse, cuya negociación se haría directamente con dicha persona”.

El segundo punto que trata la Licda. Bonilla es “MOSSACK FONSECA. Personería”. Sobre esto reitera que en la personería de la empresa “aparecen personas que ya no tienen relación ni contacto con la empresa, y quienes han solicitado expresamente la revocatoria de sus nombramientos”.

Luego, recomienda revocar esos nombramientos y pide a Mossfon en Panamá que le confirme “quién tiene libros legales de esta compañía en custodia”, pues son necesarios para hacer los cambios. Explica: “Si los libros estuvieren extraviados, habría que solicitar reposición de los mismos, y para ello se necesita contar con los certificados de acciones que constaten quién o quiénes son los accionistas. Si no se cuenta con dichos certificados, también hay que solicitar reposición de los mismos, para luego hacer la reposición de libros.

Estos procedimientos llevarían aproximadamente un mes cada uno, porque deben hacerse publicaciones en el Diario Oficial La Gaceta”.

Y en otro reconocimiento del vínculo que existe entre las dos Mossfon, agrega: “En caso de que ustedes no deseen continuar con la compañía, se solicitaría la disolución o disminución del plazo social (para que fenezca automáticamente). Estos procedimientos se facturan por producto en nuestra oficinas, según tabla que le remitiremos”.

Además, bajo el punto “SOCIEDADES PRECONSTITUIDAS”, ofrece a Mossfon Panamá otras sociedades anónimas que ya existen en el papel, a un costo de $650 cada una, con las que podrían sustituir a la firma en cuestión. Bonilla indica que, en caso de aceptar, prefieren facturar por los gastos directamente a Mossfon en Panamá.

El 30 de agosto a las 3:36 p.m., la Licda. Bonilla vuelve a escribir al abogado Rigoberto Coronado, de Mossfon en Panamá, con el asunto: “Fwd: MOSSACK FONSECA COMP. compañía inscrita en Costa Rica”, en el que le envía las tarifas por los servicios ofrecidos en su correo anterior. Además, insiste en que le confirmen si en Panamá tienen los libros y certificados de acciones de la empresa.

Y añade: “En cuanto al trámite ante Tributación Directa, agradezco los datos de su representada solicitados en mi correo con el fin de ingresar el dato como cliente y acreditar las gestiones y gastos relacionados. El documento me lo acaba de firmar la Licda. Karla González y se está procediendo con el envío ante autoridades tributarias. Quedaría presentado extemporáneo según comunicaciones anteriores”.

Al día siguiente, a las 09:34 a.m., Coronado respondió a Bonilla: “Gracias por su detallada explicación. Nosotros contamos con los certificados de acciones en original y con el pacto constitutivo de Mossack Fonseca & Compañía Sociedad Anónima, por lo que la reposición no será necesaria.

Nuestra junta directiva está por decidir el tema, por lo que prontamente le solicitaré en concreto lo que haremos
con esa sociedad”.

A continuación, le envía los datos de Mossfon en Panamá, en caso de que la decisión sea constituir una nueva sociedad.

El último correo sobre este tema está fechado el 2 de setiembre de 2011 a las 10:28 a.m. La abogada Bonilla escribe a Coronado con copia a Aurelia Chen y a Elba Bethancourt, de Asistencia Legal de Mossfon en Panamá, con el asunto: “Re: FW: MOSSACK FONSECA COMP. compañía inscrita en Costa Rica”. Allí explica que el procedimiento sugerido ha comenzado, pues “el próximo lunes 5, a las 11am, me dieron cita con el funcionario de la Administración Tributaria para revisar el caso de la notificación de esta compañía. Le comento en cuanto culmine dicha reunión”.

EPÍLOGO: CUANDO LAS SOCIEDADES QUE CREAS TE PERSIGUEN

Según el Alcance Digital de La Gaceta No. 118, del lunes 28 de diciembre del 2015, Karla González Carvajal aparece como agente residente de dos sociedades que se encontraban morosas con el pago del Impuesto a las Sociedades, según notificación de cobro administrativo de Justicia y Paz y de la Dirección General del Registro Nacional, en su Tomo IV.

Se trata de “Franquicias Internacionales DINCA Sociedad Anónima” y de “Berger Sociedad Anónima”, que deben pagar 363.162, 50 colones cada una.

Ver sociedades morosas representadas por ella con la cédula 106410473 en: https://www.imprentanacional.
go.cr/pub/2015/12/28/ ALCA118F _ 28 _ 12 _ 2015.pdf Actualmente, González Carvajal está a cargo de la Gerencia del Sector Transporte para el Sur de Asia, del Banco Mundial, ubicada en el área metropolitana de Washington D. C.

Recientemente publicó un artículo en su blog de ese banco, titulado “Cómo la industria de seguros puede hacer nuestros caminos más seguros”. Su primo, Juan Carlos González Lavergne, y Monserrat Bonilla, trabajan en el bufete González & Uribe.

Otto Guevara Guth, excandidato presidencial por el Partido Movimiento Libertario, es diputado por segunda vez y uno de los opositores más acendrados a que Tributación Directa pueda conocer quiénes son los beneficiarios finales de las sociedades anónimas y otras empresas de papel.

UNIVERSIDAD envió preguntas a Guevara Guth y González Carvajal sobre estos hechos.

Al cierre de edición, González no había respondido. Por su parte, Guevara Guth las respondió telefónicamente
(ver: “No conozco ese bufete”).

“No conozco ese bufete”

UNIVERSIDAD envió dos preguntas al diputado Guevara Guth, pero él prefirió responderlas telefónicamente. A continuación, un resumen de esa conversación:

¿Con qué propósito constituyeron esa firma y cuál era su relación con el bufete panameño Mossack Fonseca?
-Eso ocurrió hace 23 años. No recuerdo quiénes comparecieron ante mí como notario.

Pero en la Junta Directiva de la sociedad constituida ante usted aparece como Vicepresidenta la Licda. Karla González, que era su colega en el bufete “Grupo Jurídico Especializado”.
-Sí, pero eso a mí no me dice nada. Para saber con qué objetivo se creó esa sociedad tendrían que preguntarle a quienes comparecieron ante mi como notario.

Cuando su bufete pidió a Mossack Fonseca en Panamá constituir sociedades en lugares como Bahamas o Islas Vírgenes Británicas, en cartas membretadas que llevaban su nombre y el de Karla González, ¿con qué fin lo hicieron?
-Es que tiene que entenderse que nuestro bufete era una sociedad de gastos. Eso quiere decir que compartíamos los gastos de funcionamiento, pero cada quien tenía sus clientes. Yo nunca constituí una sociedad fuera de Costa Rica.

Pero ¿conoce al bufete Mossack Fonseca? Porque ante usted se constituyó como notario.
-No, no lo conozco y eso ocurrió hace 23 años. No me acuerdo quiénes fueron.

Pero el hecho de que esa sea una práctica de bufetes como el suyo ¿es lo que hoy lo lleva a oponerse a que Hacienda pueda tener un registro de beneficiarios finales de las sociedades anónimas?
-No conozco la operación de otros bufetes. Me opongo a ese registro por varias razones, entre ellas que la Inversión Extranjera Directa huye de los infiernos fiscales de algunos países europeos. O porque atenta contra el principio constitucional del derecho a la intimidad.

0 comments

Otros Artículos

Documentos filtrados de bufete panameño revelan presencia en paraísos fiscales de varias empresas vinculadas a la familia Jiménez. ¿Por qué ahí?

Los dueños de Borda Azul S. A. eran Hermes Navarro Vargas y Gerald Ten Brink. Uno de los abogados era Juan Diego Castro.

Conocidos exfuncionarios-empresarios buscaron offshores para asegurar bienes a herederos. Dos son exfuncionarios que enfrentaron juicios por presuntas dádivas.

Ernesto Rivera, Director de Semanario UNIVERSIDAD.

Dos años después de dejar el cargo, María Luisa Ávila recibió acciones de empresa panameña del sector salud.