Trámite se realizó en el 2013

Cuestionado bufete panameño tramitó cesión de acciones para exministra

El bufete Mossack Fonseca tramitó en octubre del 2013 una cesión de acciones de la empresa panameña Apololab Inc. en favor de María Luisa Ávila, exministra de Salud.

Ávila recibió cinco acciones por un valor facial de cien dólares, sin que mediara pago por ellas, según consta en los documentos filtrados por el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ, por sus siglas en inglés).

Ese bufete Mossack Fonseca es el epicentro de la filtración de documentos realizada por el ICIJ, sobre movimientos de capitales a través de bancos y empresas offshore, es decir, en países ajenos al origen de las activi­dades que generan los dineros. Se trata de una poderosa firma legal panameña fundada en 1977 y entre cuyos clientes se cuentan evasores fiscales o narcotraficantes, entre otras figuras.

Mossack Fonseca cuenta con más de 40 oficinas en todo el mundo y ante la filtración de ICIJ sus voceros han destacado que la firma legal nunca ha sido acusada de conexiones con actividades ilegales.

Según los documentos, en setiembre del 2013 la junta directiva de la empresa Apololab, la cual es presidida por el costarricense Hans Ardón Camacho, acordó el otorgamiento de las cinco acciones para Ávila.

La exministra, quien actualmente funge como Jefa del Servicio de Infectología del Hospital Nacional de Niños, manifestó al respecto que recibió esas acciones como “honorarios profesionales” (Ver recuadro).

Ávila también informó que Ardón vive en Panamá hace unos diez años y que “por ende esa empresa no es offshore”. Por otra parte, el empresario también preside la sociedad costarricense Apololab S.A., cé­dula jurídica número 3-101-665588. La doctora aclaró que solo tiene participación en la sociedad panameña. JUEGO DE FARMACÉUTICAS

De acuerdo con la información filtrada, en el 2007 Ardón Camacho y Mónica Lizano Povedano acordaron la venta de las acciones de las em­presas Bio-Trials S.A. (Costa Rica), Consultores Médicos Unidos con Re­cursos Especializados S.A. (CURE, también de Costa Rica), BioTrials SAC (también identificada como BT Perú), Biotrials Guatemala S.A. (BT Guatemala), BTS Latin America Inc. (Panamá) y BioTrials Ecuador, a las empresas radicadas en Carolina del Norte, Estados Unidos, Quintiles BT Inc. y Quintiles Latin America.

Esa transacción también fue tramitada por Mossack Fonseca y ambas personas poseían cada una el 50% de las acciones de las empresas vendidas y el valor de las acciones fue establecido, al menos en un ini­cio, en $4 millones, según consta en un borrador del contrato de compra que forma parte del material filtrado, fechado en octubre de ese año.

Específicamente, Quintiles Latin America adquirió una acción de BT Guatemala, BT Perú y BT Ecuador, mientras que Quintiles BT Inc. com­pró las restantes acciones de esas empresas y la totalidad de las accio­nes de BT Costa Rica y BT Panamá.

De acuerdo con su sitio web, Quin­tiles es una empresa farmacéutica estadounidense que se dedica a la producción de medicamentos gené­ricos y a llevar a cabo las diferentes etapas de prueba de medicamentos nuevos, entre otras cosas.

El mismo empresario Ardón Ca­macho, dos años después de que Ávila dejara su puesto de ministra, solicitó al bufete panameño Mossack Fonse­ca que se tramitara una emisión de acciones de la empresa panameña Apololab Inc. en favor de la exfun­cionaria.

En un correo fechado el 23 de setiembre del 2013, Ardón expresó a Rigoberto Coronado, abogado de ese bufete:

“Por el momento necesito que se emitan 5 acciones de 100, para María Luisa Ávila Agüero”.Han Ardón Camacho

El certificado correspondiente fue emitido al día siguiente y fue enviado a Ávila el 8 de octubre de ese año. Ese documento especifica que se trata de cinco acciones por un valor facial de $100 cada una.

Un hecho llamativo es que entre los documentos filtrados figura el acta de la sesión de junta directiva de Apololab Inc., realizada el 23 de setiembre del 2013, y en la que se da un cambio en la junta directiva, mediante el cual Ricardo Samanie­go, Hercibelle González y Yakeline Pérez cedieron sus puestos a Ardón, Vonnia Sánchez y Manuel Sánchez como presidente, secretaria y teso­rero respectivamente de la sociedad.

Al día siguiente, el 24 de setiem­bre, se realiza la sesión en la que se acuerda la cesión de acciones para la exministra Ávila, pero el acta con­signa a Samaniego y a una mujer de apellido Boutaud como presidente y secretaria “de la sociedad”, quienes firman tanto el acta como el certi­ficado.

No consta en esa acta que se trata de una transacción comercial o em­presarial por medio de la cual Ávila hubiera comprado las acciones.


 

INV-27-p35-2

“No he recibido dinero generado por las acciones”

La Dra. María Luisa Ávila es es­pecialista en pediatría e infec­tología. Fungió como ministra de Salud durante el gobierno de Óscar Arias -del 2006 al 2010- y continuó en el puesto durante el gobierno de Laura Chinchilla hasta el 2011.

¿Desde cuándo conoce y tiene amistad o relaciones empresaria­les con el señor Ardón?

Conozco a don Hans, como desde el año 2000 más o menos, y entre no­sotros priva en primer término una relación de amistad.

¿Conocía que en el 2007 el señor Ardón junto a una socia vendieron varias empresas a las empresas farmacéuticas estadounidenses Quintiles Latin America y Quin­tiles BT Inc., por un valor total de $4 millones?

Sí, sabía de la venta, pero no conocía el monto.

¿Tiene conocimiento si en la rea­lización de esa transacción pesó el hecho de que se aprobara finalmente el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominica­na y Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés)?

No, eso no lo sé, ni tengo conocimien­to de ello.

¿A qué se dedica Apololab Inc.?

Es una empresa con vocación hacia la salud y cómo llevar a los usuarios mensajes tendientes a preservar la sa­lud, manejar mejor la enfermedad y el uso de los medicamentos, por medio de aplicaciones para uso en dispositivos electrónicos. Más o menos el 50% de la gente adulta que recibe medicamentos para enfermedades crónicas no tiene una buena adherencia a los mismos, y la idea es dar solución a este problema usando las bondades de la tecnología moderna. Además, el desarrollo de recetas electró­nicas para la compra de los medicamen­tos en las farmacias y de esta manera tener un mejor control del medicamento y facilitar que, si por ejemplo, usted está en Guanacaste, pero su médico es de San José y usted recibe un medicamento de uso crónico que requiere receta, se le pueda enviar por esta vía y usted no se quede sin el tratamiento.

¿Es esta empresa proveedora de cualquier producto o servicio al Es­tado costarricense?

No, la empresa, por lo que sé, no es proveedor del Estado Costarricense.

¿Adquirió usted las acciones de Apololab Inc. en su valor nominal?

No, no he pagado por ellas.

¿De no ser así, podría explicar por qué recibió ese paquete accio­nario?

Como parte del pago por honora­rios profesionales al brindarle a la empresa mi asesoría en Costa Rica o en otros países, en cuanto a los men­sajes relacionados con la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, o sea mis servicios profe­sionales como médica especialista en pediatría y en infectología, para el desarrollo de la plataforma de ser­vicios, por ejemplo en el uso correcto y racional de los antibióticos. Ya que como usted a lo mejor sabe, la resis­tencia antibiótica puede ser inducida por mal uso de los mismos, y en este momento es considerado un serio pro­blema de salud pública. Al momento no he recibido dinero generado por las acciones, o por pagos que la empresa me haya hecho.

0 comments

Otros Artículos

Ernesto Rivera, Director de Semanario UNIVERSIDAD.

Documentos filtrados de bufete panameño revelan presencia en paraísos fiscales de varias empresas vinculadas a la familia Jiménez. ¿Por qué ahí?

Ticos abren fideicomisos y compran sociedades y corporaciones en Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, Belice y Panamá.

El fugitivo Carmen Cicalese utilizó figura de fundación en Panamá.