Partido de la Libertad

Todo el mundo mira a París, pero la clave puede estar en Amsterdam, decía, la semana pasada,