Equilibrio informativo

Amanece, suena el despertador y, aunque la fatiga ya hace estragos, la adrenalina vuelve a ponernos a andar.