Cambios profundos

Las llamas que mataron al menos 40 adolescentes pudieron evitarse si el Gobierno hubiera cumplido la orden de un juzgado de hacer cambios profundos