Programa del Centro de Cine adscrito al Ministerio de Cultura

Preámbulo: un cine que dialoga con el público

Las proyecciones se realizan los jueves y viernes en funciones de 7 p.m. y los sábados y domingos en tandas de 4 y 7 p.m.

Con el propósito de crear una antesala a la nueva Cinemateca Nacional, en el 2015 nace el proyecto Preámbulo, un espacio en el Centro de Cine, en el pleno corazón de San José, para que los espectadores dejen a un lado las presas de la ciudad, el peso de un día de trabajo y se sienten cómodamente en la Sala Gómez Miralles a descubrir las historias en celuloide que, normalmente, no se encontrarán en las salas comerciales.

Yoshua Oviedo Ugalde, curador y programador artístico de Preámbulo, admitió que el proyecto por sí solo comenzó a tener un alcance tan grande que lo convirtió en una nueva opción que ya no es solo el prólogo de un espacio que pronto abrirá sus puertas.

El proyecto parte de la necesidad de generar un público que se interese por un tipo de cine que normalmente no es tan accesible para los espectadores, cuyas películas no llegarán a la cartelera nacional.

Aunque no es una alternativa nueva, ya que el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica había presentado cine en sus instalaciones en el pasado, la diferencia que ofrece Preámbulo radica en la sistematización de las etapas.

Para darle rienda suelta a este nuevo espacio, Max Valverde, exdirector del Centro de Cine y actual viceministro de Cultura, y Fernando Rodríguez, director actual del Centro, impulsaron un programa que se caracteriza por una curaduría de los filmes que cumplan con las políticas del Ministerio de Cultura para la formación de nuevos públicos con criterios artísticos; y eliminar el pago de derechos por las películas que se presentan.

Las personas que asisten a ver estas películas no tienen que invertir dinero en la entrada. Además de ser un cine de alta calidad, es totalmente gratuito y el mismo espacio ha venido generando comunidad.

Oviedo nos deja ver cómo ha sido este proceso y cuál camino ha tomado el proyecto.

¿PREÁMBULO?

Al inicio estaba asociada a la Cinemateca Nacional, sin embargo, con el rápido
crecimiento que hemos tenido ahora Preámbulo se refiere a la historia que el público se va a encontrar. Es el preámbulo a una historia: sea del espectador con el filme o con el Centro de Cine, sea entre los mismos asistentes. Se articula también como un espacio de interacción social y apropiación del espacio público, y esto se logra porque facilitamos el que se conozcan diferentes tipos de historias.

¿Cuál o cuáles son los distintos tipos de apoyo que reciben para llevar a cabo este proyecto?

-Preámbulo es un programa del Centro de Cine que está adscrito al Ministerio de Cultura. Sin embargo, tenemos alianzas con diferentes Embajadas y Centros Culturales cuyo apoyo principal es el facilitarnos películas de las que tienen derechos de exhibición.

¿Qué puede encontrar una persona que asiste por primera vez a las proyecciones?

-Les va a sorprender la calidad de la Sala Gómez Miralles. El Centro de Cine ha invertido en un equipo de última generación, por lo que los asistentes van a disfrutar de una experiencia completa con la calidad de imagen y un sonido óptimo. El lugar es muy acogedor, tenemos tres instancias (sillones puff, sillas y butacas), además de tener invitados internacionales y cineforos, con los que la experiencia se hace más enriquecedora.

Es cierto que este proyecto cuenta ya con seguidores. ¿Por qué cree que la gente asiste a Preámbulo, en una era digital donde la persona puede buscar películas o cortos por Internet, o simplemente sentarse a ver algo en plataformas como por ejemplo Netflix?

-En los últimos seis meses hemos tenido un incremento considerable, vemos personas que vienen desde los comienzos y cada día se suman nuevos seguidores. Lo más importante para nosotros es que es un espacio inclusivo, asisten desde veinteañeros hasta adultos mayores; esa integración que permite el arte nos hace crecer a todos como sociedad.

El atractivo de salir de la casa, de apagar Netflix lo da la programación. Son películas que no van a encontrar en TV o streaming, o son clásicos que las personas siempre disfrutan ver en pantalla grande.

¿En qué se basan para escoger las películas que van a proyectar?

-La curaduría busca traer al país un cine independiente de difícil acceso, aún en Internet. Filmes que dialoguen con el público y les permitan viajar por diferentes países, culturas y épocas.

Hay una sección dedicada a Centroamérica y el Caribe que sirve para visibilizar el cine de nuestra región, también se visibiliza el cine latinoamericano. En cuanto a las temáticas, estas son diversas, en general se buscan películas que permitan reflexionar a los asistentes sobre la diversidad de condiciones en que viven las personas según el contexto, y, por otro lado, se traen películas con lenguajes narrativos menos tradicionales para enseñarles diferentes tipos de cine y de estéticas.

Se dice que Preámbulo es una etapa previa a lo que vendrá a ser la Cinemateca Nacional. ¿Cuando abra sus puertas esta Cinemateca regirá bajo la misma filosofía que tiene Preámbulo? ¿Tendrán la misma libertad?

-Así se pensó al inicio, sin embargo, Preámbulo es una realidad concreta ya, en el ahora. El tema de la Cinemateca va paralelo, pero es parte de un plan más grande donde intervienen diferentes sectores y se compone de varias etapas. En este momento la nueva Cinemateca Nacional está siendo diseñada y muy pronto el Centro de Cine pondrá a disposición del público sus propósitos con este proyecto a corto y mediano plazo. Por el momento, el público puede disfrutar de nuestra sala en Barrio Amón y también hemos iniciado proyecciones fuera de San José. La idea es seguir operando como una sala de cine independiente.

¿Cuáles son los obstáculos que han encontrado?

-Los tiempos. Hay que tener una programación completa cada dos meses y como Costa Rica no tiene una industria de cine ni tenemos grandes distribuidoras, hay que buscar las películas afuera, y eso lleva tiempo, hay que estar bien organizados y tener segundas o terceras opciones en caso de que no nos contesten un correo.

Hay varios talleres de expertos en diferentes áreas del sétimo arte que han acompañado al proyecto. ¿Cómo surgió esa necesidad?

-El cine costarricense está emergiendo, pero en ese proceso todavía hay que mejorar, ahí es donde se plantea que Preámbulo traiga expertos para fortalecer el sector audiovisual del país en distintas áreas: dirección, edición, guión, actuación, animación, etc.

¿Cuál es el interés de proyectar lo que no se ve en las salas nacionales?

-Democratizar la cultura. En el mundo se hacen tantas películas al año que es imposible una vida entera para verlas, y en un país donde cerca del 90% de las películas provienen de una industria,donde lo que prima son las ganancias, nosotros queremos hacer llegar distintos tipos de arte cinematográfico, ampliar la visión de lo que es el cine.

¿Cuál es el futuro de Preámbulo?
-Seguir creciendo y seguir fortaleciéndonos. Nos gusta también sorprender a la gente, así que
esperen nuevos estrenos, invitados internacionales y eventos especiales.

0 comments

Otros Artículos

Decíamos hace unas semanas, de acuerdo con Dostoievski, que al humano siempre le asiste algún placer por el mal ajeno

Uno de los pilares fundamentales del sistema democrático constitucional es el de la responsabilidad.

Un enlace de la tendencia del precandidato liberacionista Antonio Álvarez Desanti con el cooperativismo