La desmemoria de un país llamado Costa Rica

La ilustradora Ruth Angulo publicó recientemente un libro para niños que habla sobre política y desmemoria, temas en apariencia solo para adultos.

El desmemoriado es un libro de cuentos ilustrado para niños, que reflexiona sobre la política y la desmemoria, asuntos de grueso calibre, que de acuerdo con algunos, son cosas solamente para adultos.

Con la dulzura, sutileza e inteligencia emocional que caracterizan a su autora Ruth Angulo, el libro hace las preguntas correctas y reflexiona, mediante ilustraciones y un texto corto, sobre esos dos conceptos que se han deformado en politiquería y olvido displicente, actitudes que nos hacen perder de vista quiénes somos realmente.

Es un libro sobre la identidad perdida, no de una madre patria, sino de una hija patria y sus habitantes, de un personaje (nuestro país) que no sabe quién es y con esa gran duda sale al mundo para que este le muestre a sus hermanos y familia, a los demás países con sus culturas.

Con estas respuestas, Costa Rica “regresa plena, feliz de sí misma, pero cuando empieza a verse hacia adentro se da cuenta que hay cosas que no le gustan. Es esa sensación del dicho: cuesta mucho conocerse a sí mismo, pero es más difícil amarse cuando uno ya se conoce”, explica Ruth.

Para la autora, los costarricenses le tenemos temor a la memoria y a encontrar aspectos que nos disgusten al excavar en nuestras profundidades. “Nos han instruido que hay que parecerse a otros países, a los europeos, a los gringos, que hay que ver para afuera y no para adentro porque no sabemos con lo que nos vamos a encontrar”.

Ruth asumió el riesgo de escarbar y adentrarse en el mundo del personaje, de crear un cuento en un ejercicio que ella describe como íntimo. “Cada vez que hablo de Costa Rica me parece que estoy hablando de alguien y no de una cosa abstracta; esa sensación que siempre tengo cuando hablo del país como una persona siempre me ha perseguido”.

Por eso creó a esta “personita” -como la define-, que al ser un país joven con respecto a su soberanía, le pareció un personaje ubicado en su etapa de la niñez o adolescencia.

Es la primera vez que Ruth escribe sus propios textos. “En este caso fue una vivencia muy diferente porque nació primero el personaje que no tenía un cuento; de hecho los primeros bocetos que hacía del personaje eran preguntas que me hacía él a mí como escritora; me decía: “contáme mi cuento, decime quién soy, para dónde voy, pero el país mismo no me lo revelaba inmediatamente”.

Así empezó a trabajar, a escribir esas inquietudes a partir del contexto actual del país, de las noticias, de la historia, de esa tara idiosincrática de repetir los errores.  “Se eligen cosas que ya se sabía que no funcionan y el país no avanza tan rápido como podría a pesar de todo el potencial que tiene porque no se pregunta estas cosas”, comenta Ruth.

Esta realidad le hizo comprender que el país es como un niño a criar y que necesita apoyo. Para concretar su ayuda, Ruth creó esta historia con maravillosas ilustraciones, elaboradas con técnica mixta de collage, acrílico y tiza.

El propósito es interpelar la dimensión política de los niños para que externen ideas que hagan crecer al país. “Cuando lo comparto con los chiquillos de las escuelas lo que hacen es darle consejos al país en el nivel de su experiencia. Le dicen: “Costa Rica, vos deberías de hacer tus tareas, deberías ir a la escuela”. Es un espejito para cualquier costarricense que cuando le quiere aconsejar algo al país se lo aconseja a él mismo”, señala Ruth.

A Ruth, el tema político le parece fundamental: “cómo no vas a restaurar el concepto de política como debería ser y no como se lo venden a los chiquillos, que piensan que todos los políticos son corruptos”, dice.

El libro reivindica al ser político, que se concreta no en el ser patriota o administrativo, sino en trabajar en colectivo, en creer en la posibilidad de construir en comunidad.

“Los costarricenses estamos muy seguros de que individualmente podemos lograr sueños pero cuando es colectivo el sueño hay inseguridad. Yo quisiera con este libro que el sueño colectivo sea factible”, concluye Ruth.



 

El arte de ilustrar

Ruth Angulo creó las ilustraciones de su libro “El desmemoriado” a partir de la técnica del collage, que según explica la autora nunca había utilizado. “En el libro en ningún momento se menciona el nombre de este país, pero en todos los cuadros que sale, este personaje está construido con recortes del mapa de Costa Rica, entonces se puede ver en el dibujo los nombres de las ciudades, de los ríos, de los volcanes. Igual es el caso de ciertas metáforas, por ejemplo: el cielo de algunos de los dibujos está construido con hojas de la guía telefónica costarricense, esos son los teléfonos de nosotros. En otras imágenes, cuando el país está desmotivado se acuesta en el océano que está conformado por recortes de mapas oceánicos. Igual cuando salen los demás países, compré mapas de cada uno y los recorté para que se viera su forma exacta. Asimismo con Nicaragua y Costa Rica, cuando se dan la mano”.



Señales para comprar

¿Qué? Libro de cuentos para niños El desmemoriado, publicado por la Editorial Costa Rica

Autora: Ruth Angulo

¿Dónde? Editorial Costa Rica, Casa Garabato, tiendas de diseño (como eÑe), Librería Internacional y Librería Universitaria, sitio web: www.casagarabato.com

¿Precio? 4.500 colones



 

0 comments

Otros Artículos

La palabra agua aparece 582 veces en el Antiguo Testamento y alrededor de 80 veces en el Nuevo.

Napoleón invadió a Rusia con setecientos mil hombres y volvió con unos pocos miles que resistieron balas, frío y hambre.